Archivo de Público
Miércoles, 17 de Diciembre de 2008

Alba no volverá a hablar ni caminar

Los forenses que examinaron a la niña han declarado hoy en el juicio exponiendo los resultados de la exploración que hicieron a la menor y de la veracidad de las declaraciones de la hermanastra

PÚBLICO.ES/EFE ·17/12/2008 - 17:32h

EDU BAYER - Los dos acusados, la madre y la pareja de Alba, durante el quinto día de juicio.

Alba, la niña de Montcada i Reixac (Barcelona) víctima de maltratos, nunca podrá volver a caminar ni a hablar y necesitará de por vida la ayuda de una tercera persona para sus actividades diarias, según las conclusiones de los forenses que la examinaron.

En el juicio que se está celebrando contra la madre de Alba, Ana María C., y su compañero sentimental, Francisco Javier P. , han declarado varios médicos, así como los psicólogos que en fase de instrucción interrogaron a la hija de seis años del procesado, Maite, y quienes han dado plena credibilidad a la declaración en la que la niña incriminó a su padre.

No fue una caída

Según han declarado los forenses que examinaron a Alba en el centro para discapacitados tutelado por la Generalitat donde reside, en la actualidad la niña es capaz de asentir, negar y articular algunas sílabas y puede ponerse en pie con algún apoyo, pero nunca logrará volver a hablar o a caminar.

Entiende las preguntas si son sencillas y reconoce a las cuidadoras

Además, siempre necesitará ser asistida por otra persona para sus actividades más cotidianas, como asearse, vestirse o hasta comer, puesto que, si bien últimamente ha logrado ejecutar algún movimiento coordinado, como llevarse una cuchara a la boca, es incapaz de repetirlo.

Alba, han añadido los médicos, entiende las preguntas que se le hacen si son sencillas y reconoce a las cuidadoras que la asisten en el centro, además de mostrarse alegre cuando recibe visitas.

Respecto a las causas del hematoma cerebral que la dejó en coma, los forenses mantienen que se produjo debido a una o varias sacudidas "muy violentas" y que en ningún caso pudo obedecer a una caída accidental, como apuntó el procesado en su declaración ante el tribunal.

La niña, asimismo, presentaba hematomas en la barbilla, el pómulo y la ceja, de horas de evolución, síntomas de desnutrición e indicios de lesiones anteriores en los huesos, aunque los peritos no han sabido precisar ni cuándo comenzaron los maltratos ni las carencias alimentarias de Alba.