Archivo de Público
Martes, 16 de Diciembre de 2008

Un pie de Messi en propiedad

Crecen los fondos de inversión en derechos de futbolistas

MARIO LEIS ·16/12/2008 - 22:00h

M.L. - Mauro Silva, en su despacho de Sao Paulo.

Invertir en talento futbolístico es un modelo de negocio en auge. Huyendo de la devaluada bolsa o los activos inmobiliarios, cada vez más particulares y empresas, principalmente en Suramérica, ponen su dinero en fondos que adquieren derechos de futbolistas. Es decir, confían importantes cantidades a algo de lo que no existe una unidad de medida, ni beneficio fijado, ni precio de mercado: el talento y las piernas de los futbolistas.

¿Se imagina ser propietario de un pie de Messi? En este negocio se mueve ahora uno de los mejores futbolistas que han pasado por nuestro país: Mauro Silva. El ex jugador del Deportivo, campeón del mundo con Brasil, es hoy un pujante empresario en Sao Paulo. Y desde Mauro Silva Sports & Bussines Plan, una consultoría que, además de asesorar a inversores inmobiliarios, dibuja proyectos de presente y de futuro ligados al fútbol.

"Hay aversión al riesgo, pero invertir en futbolistas es buen negocio"

Entre los inmediatos está la creación de un fondo de riesgo con derechos de futbolistas. "En Brasil es un buen negocio, aunque ahora la gente pueda tener aversión al riesgo. Cuando se estabilice la situación, invertir en futbolistas será un buen negocio ", explica Mauro desde su despacho en Sao Paulo.

El negocio promete ganancias millonarias en breves periodos de tiempo. Brasil es la cantera del fútbol mundial. El pasado año salieron del país alrededor de 1.200 futbolistas. No todos recalan en las potentes ligas europeas, también en campeonatos como el de Vietnam, Qatar, Uzbekistán o Islas Feroe. Con este flujo de exportaciones, las empresas vieron la oportunidad: había que compartir la tarta con los clubes.

Mauro cita el ejemplo de Traffic, actualmente la número uno del país en derechos de futbolistas: "Lo está haciendo muy bien. Se ha hecho con el control de casi todos los grandes jugadores. Con tres negocios, devuelve toda la inversión".

"Si de 40 jugadores salen 10 buenas operaciones, ya hay beneficios"

Al rebufo de Traffic se han multiplicado las empresas que se dedican a comprar porcentajes de los derechos de los jugadores. El primero y más conocido, ahora con problemas con la justicia de Brasil, fue el fondo MSI, que llevó a Tévez y Mascherano del Corinthians al fútbol inglés.

Traffic empezó invirtiendo unos 11 millones en una veintena de futbolistas. Luego se le unieron más empresarios y aumentó su fondo hasta los 40 futbolistas. En dos años espera recuperar toda la inversión.

El desembolso inicial lo recuperó de inmediato con operaciones como la del central Henrique, fichado el pasado verano por el Barça y cedido esta temporada al Leverkusen. Traffic compró el 80% de los derechos por unos 200.000 euros y lo cedió al Palmeiras. La venta al Barça alcanzó los 10 millones de euros. Una ganancia de más del 1.000%.

Grandes plusvalías

La ola ha animado incluso a cadenas de supermercados que han creado su departamento de fútbol y se han subido al tren de los derechos federativos. La brasileña Sonda creó el fondo DIS. Compró por 160.000 euros el 30% de los derechos de Breno, que con 18 años fue traspasado al Bayern por 12,5 millones. Una ganancia para sus socios del 2.180%.

Esta misma empresa hizo la operación de Sobis con el Betis. Compró el 30% de los derechos por un millón de euros al internacional de Porto Alegre y lo vendió seis meses después por 10 millones. Una plusvalía del 150% (2,5 millones). "El fútbol es una inversión de riesgo, pero también una posibilidad de retorno de dinero sin igual", señalan en DIS.

Mover un fondo de futbolistas empieza adquiriendo un club: "Se necesita un equipo propio donde poner los derechos federativos y luego otro que sirva como vitrina al que prestas los jugadores. Traffic, por ejemplo, tiene el Desportivo Brasil, donde pone los derechos, y trabaja con el Palmeiras, al que cede jugadores. Los expones y si hay venta, llega la ganancia".

El proceso para entrar está abierto a todo tipo de inversores: "Se pide una cuantía mínima por participar en el fondo. Con ese dinero se compran derechos y cuando vendes al futbolista, se reparte a porcentaje la ganancia como dividendo. Nosotros hacemos el proceso hasta el final".

Mauro dice que "contamos con un bufete de abogados internacional para el tema de los contratos y demás. Si de 40 jugadores que tienes en el fondo salen diez buenas operaciones, ya hay beneficios. El negocio también es para inversores menores".

El proceso de selección

¿Pero quién y cómo se elige a esos jugadores? El modelo, según Mauro, se aleja del tradicional agente que se hace con los chicos a los 14 años. "Esto es sobre todo con jugadores que están en las principales ligas del país. Al ser un fondo de riesgo, no puedes apostar por jóvenes porque no sabes si la manzana saldrá roja, verde o de qué color".

"Lo ideal continúa es que se haga en un periodo corto, llegar a equipos como el Vitoria o el Figueirense y comprar los derechos de los jugadores que nos interesen y en un año realizar el traspaso a Europa".

El ex deportivista añade que "el fondo tiene un consejo de administración de cinco personas y el jugador sólo se adquiere por unanimidad. Los que llegan han pasado un filtro en el que nos informamos de todo: perfil psicológico, personalidad".

La situación económica de muchos clubes, especialmente los brasileños, les empuja a estos acuerdos. Acceden a vender un porcentaje, consiguen liquidez y se quedan con el jugador a la espera de una futura operación. "Hay muchos clubes con problemas de liquidez", dice Mauro.

"Por ejemplo, en Brasil ahora tienen que abonar la última parte del salario y no llegan. Si les compras el 51% de algún jugador, alivias su situación y en el momento de la venta, se reparte la ganancia. Es importante el porcentaje. No se compra la totalidad de los derechos porque el club perdería interés ante una posible venta".

Mauro Silva, campeón del mundo en bolsa

Mauro Silva tuvo claro hacia dónde iba a enfocar su futuro en el momento en que colgó las botas. Nada más regresar a Sao Paulo, se puso manos a la obra y fundó Mauro Silva Sports & Bussines Plan. Además de enfocarse al mundo del deporte, con los fondos de riesgo Mauro Silva también asesora a inversores inmobiliarios, principalmente españoles, que buscan el negocio en localidades turísticas como Natal. Les asesora, les informa, les presta asistencia jurídica y les ayuda con trámites administrativos. Constantemente enganchado a la información del mercado de valores, el ex jugador del Depor también hace sus pinitos en la Bolsa de Sao Paulo, donde se siente pez en el agua.