Archivo de Público
Martes, 16 de Diciembre de 2008

"Los pequeños estados afrontan mejor la crisis"

Alex Salmond, primer ministro de Escocia. El líder del Partido Nacional Escocés (SNP) ha estado de viaje oficial en Barcelona y el lunes se reunió con Montilla y Carod

FERRAN CASAS / ALBERT MARTÍN VIDAL ·16/12/2008 - 01:24h

EDU BAYER - Alex Salmond posa tras la entrevista concedida a ‘Público’ en un hotel de Barcelona.

Relajado, socarrón y acompañado de un séquito propio de un jefe de estado, Salmond alimenta su fama de astuto defendiendo su proyecto de referéndum soberanista para Escocia en 2010 pero rechazando parecidos con Euskadi o Catalunya. En la capital catalana ha tenido pero entrevistas con los líderes de ERC, sus socios de referencia.

¿Sigue viendo posible la celebración de la consulta para que Escocia tenga estado, habida cuenta de que su partido no tiene mayoría parlamentaria?

Siempre soy optimista. Tenemos el apoyo del partido verde y de uno de los independientes. Necesitaríamos el apoyo de uno de los otros partidos. Y hay que tener en cuenta que se celebraría después de unas elecciones generales en el Reino Unido y hay razones para suponer que en 2010 alguno de ellos dará apoyo al al referéndum, bien porque Westminster quede igualado, en cuyo caso tendríamos una influencia muy sustancial, bien porque haya una mayoría conservadora, lo que variaría la postura de los laboristas.

Hoy en día no son partidarios de ello.

Si el partido laborista dijera que no al referéndum, ése se convertiría en el gran tema de las elecciones escocesas de 2011. Siempre ha habido gente a favor y en contra de la independencia, pero nunca se ha puesto en duda la celebración de una consulta. La gente se mostraría muy decepcionada si se les quita ese derecho.

¿Ha habido contactos son los otros partidos sobre el referéndum?

Sí. Los conservadores están en contra del referéndum y punto. Los laboristas han pasado en el último año de estar a favor de su celebración inmediata a estar en contra. Tenemos la indicación de que previamente habían estado a favor si fuera una consulta con más de una opción.

¿Afecta a sus propósitos la recuperación de la popularidad de Gordon Brown a raíz de la crisis?

A finales de julio estuvieron a punto de perder el escaño de Glenrothes [feudo laborista] y Brown vivió su punto más bajo de popularidad. Con la crisis eso ha cambiado pero no es inusual que cuando un país afronta una crisis grave la primera reacción de la gente sea abrazar la bandera. En unos meses comenzarán a hacerse preguntas: ‘¿Cómo llegamos a esto? ¿De quién es la responsabilidad?'. Eso puede ocurrir en medio año y el Gobierno laborista se encontrará en una situación peor que la de julio.

¿Y al independentismo le afecta la crisis?

La crisis financiera es para algunos un freno a la idea de una Escocia independiente, pero yo pienso que refuerza considerablemente nuestros postulados. En este escenario lo que hace falta es la máxima libertad fiscal para aumentar la demanda, ayudar a las familias y empresas y abrir líneas de crédito. Necesitas una independencia fiscal que hoy no tenemos. Si Escocia tuviese independencia financiera y fiscal en este contexto de crisis tendría mejores armas para responder a esta situación.

Irlanda o Islandia, que usted pone como ejemplos de la viabilidad de los pequeños estados, están muy afectadas por la crisis.

Islandia es una microeconomía, su población es una décima parte de la de Barcelona. Irlanda tuvo la habilidad de moverse rápido ante la crisis. Está en recesión pero creo que saldrá rápido de ella. Noruega, que tiene su propia moneda, Suecia, posiblemente Finlandia y algunos países del Este pueden evitar la recesión. De ahí que piense que un país pequeño está en una posición económica óptima incluso en una crisis como la actual.

¿Teme que la crisis lleve a la gente a posiciones más conservadoras?

El mayor impacto lo recibirá el gobierno del Reino Unido. En unos meses la gente va a ser extremadamente dura con el Gobierno de Brown. A pesar de todo, espero que en 2010 algunas de estas nubes se dispersen ya.

¿Hay en Inglaterra una disposición real a abrir un proceso de diálogo con una Escocia que reclame la independencia?

Desde los 60, todos los primeros ministros del Reino Unido, incluida Margaret Thatcher, admitieron que la gente de Escocia tiene el derecho de optar por la independencia si eso es lo que quiere. A pesar de ello, los políticos ingleses copiarán cada truco que esté en los libros para frenar el sí en el referéndum.

¿Cómo explica el rechazo del Gobierno español a procesos similares en el País Vasco o Catalunya?

El caso del Reino Unido y Escocia es muy peculiar. Aún así, puedo decir que la gente a menudo tiene miedo de los cambios políticos.

¿Abriría una Escocia independiente el camino a otras naciones sin estado?

El caso escocés es peculiar. Diría a la gente de Catalunya, del País Vasco o de otros lugares que lo que de verdad importa en su situación no es no lo que ocurra en otros países, sino lo que ocurre en el suyo. En nuestro caso, lo único importante es qué quieren hacer los escoceses.