Archivo de Público
Lunes, 15 de Diciembre de 2008

Unas copas por semana retrasan el deterioro cognitivo femenino

Reuters ·15/12/2008 - 15:24h

Por Anne Harding

Un nuevo estudio publicado en Journal of the American Geriatrics Society proporciona más evidencia de que beber con moderación es bueno para el cerebro femenino.

De entre 3.000 mujeres de 70 a 82 años, las que tomaban entre una y siete copas de alcohol por semana tenían una función cognitiva de mejor calidad que las que no bebían, halló el equipo dirigido por el doctor David J. Stott, de la University of Glasgow.

Luego de unos tres años de seguimiento, las bebedoras moderadas tenían un deterioro cognitivo menor que las no bebedoras.

"La proporción de los efectos era equivalente a la de varios años de envejecimiento", dijo Stott a Reuters Health. El experto destacó que los resultados coinciden con varios estudios previos, incluido el Women's Health Study, que había hallado que beber moderadamente beneficia al cerebro que envejece.

"El énfasis, pienso, debería estar en la moderación del consumo. Si se toma alcohol en exceso, claramente es malo para uno, para la memoria y el cerebro", agregó.

El equipo evaluó los efectos del consumo de alcohol sobre la función cognitiva en 5.804 adultos mayores que participaban en un ensayo clínico para evaluar un tipo de fármacos que reducen el colesterol, llamados estatinas.

Mientras que el 42 por ciento de las mujeres y el 71 por ciento de los hombres dijeron que consumían alcohol, la mayoría lo hacía moderadamente.

El 8 por ciento de las mujeres bebía más de una copa por día (el límite máximo recomendado por las guías estadounidenses), mientras que el 17,7 por ciento de los hombres consumía más de dos copas diarias, que es el tope aconsejado para ellos.

No se observaron diferencias en la función cognitiva al inicio del estudio entre los hombres que bebían y los no bebedores.

Pero las mujeres que tomaban alcohol obtuvieron resultados más altos que las no bebedoras en todas las pruebas de función cognitiva que les realizaron, como la velocidad para procesar información y la memoria verbal.

La relación siguió siendo estadísticamente significativa aún después de que el equipo tuviese en cuenta el nivel educativo de los participantes, si fumaban o no, el índice de masa corporal y los antecedentes de enfermedad vascular, ya que todos esos factores están asociados con la función cognitiva y el consumo de alcohol.

Con el tiempo, el consumo de alcohol no aumentó la probabilidad masculina de sufrir deterioro cognitivo.

Pero las mujeres que consumían niveles bajos o moderados de alcohol (entre una y tres copas o más de tres a siete copas por semana, respectivamente) tenían menor deterioro cognitivo que las no bebedoras.

Hay varias explicaciones para esa diferencia de género en el efecto del alcohol sobre la función cognitiva. Por ejemplo, señaló el autor, las mujeres tenían niveles más altos de estrógeno, lo que podría protegerles el cerebro.

El equipo insistió en que la cantidad de alcohol que consumían las participantes era bastante moderada y que los resultados no deberían interpretarse como que beber más es mejor.

FUENTE: Journal of the American Geriatrics Society, diciembre del 2008