Archivo de Público
Domingo, 14 de Diciembre de 2008

Madoff estafa 2.330 millones de euros a clientes de Banco Santander

La entidad española no indemnizará a los afectados «porque se trata de un delito»

VIRGINIA ZAFRA ·14/12/2008 - 23:04h

La caída de Lehman Brothers se llevó por medio cerca de 500 millones de euros de los clientes de Banif, la filial de banca privada de Banco Santander. Ahora, el multimillonario fraude del gestor estadounidense Bernard Madoff ha atrapado 2.330 millones de euros de clientes del grupo español. De ese dinero, sólo 320 millones los había captado en España. Se trata de cerca de 1.000 millonarios españoles. Los otros 2.010 millones de euros son de inversiones institucionales (fondos de pensiones, aseguradoras o fondos de inversión) internacionales y clientes de banca privada de otros países.

En el caso de Lehman, Santander buscó una salida para que los clientes recuperaran la mayor parte de sus ahorros. En esta ocasión, no responderá de las inversiones. Es decir, no devolverá el dinero a los clientes “porque se trata de un delito”, señalaron ayer fuentes de la entidad. No obstante,Santander “ejercitará las acciones legales que procedan” para intentar recuperar el dinero de sus clientes.

Tendrá que reclamar ante los tribunales estadounidenses que tramitan la causa, a los que el propio Madoff les confesó que había cometido la estafa y que el dinero perdido ascendería a unos 50.000 millones de dólares. Su procedimiento fue la tradicional estructura piramidal, similar a la que ejecutó Gescartera a pequeña escala en España. Consiste en pagar grandes rentabilidades a los clientes con el dinero de los nuevos que van llegando a la entidad. Y todo sin necesidad de realizar inversiones.

Este delito de magnitudes “épicas”, según lo califican los propios investigadores, ha dejado al descubierto serios agujeros en la supervisión realizada por la Securities Exchange Commission (SEC) –la CNMV estadounidense–. Madoff ha realizado durante años esta práctica fraudulenta y nadie en el organismo se dio cuenta. Tampoco les llamó la atención a los supervisores irlandeses, desde donde operaba Optimal, la gestora de hedge funds (fondos de alto riesgo) de Banco Santander. Las instituciones irlandesas autorizaron todos los fondos de alto riesgo de Madoff. Y mucho menos se dio cuenta del fraude HSBC, la entidad que hacía de depositaria de los valores en los que supuestamente había invertido Madoff y que tendría que haber verificado que esos valores existían.

Patrimonios altos

Los inversores afectados en España por este caso son todos de patrimonios muy elevados, ya que para ser cliente de Santander Banca Privada hay que tener como mínimo unos ahorros de 600.000 euros. Además, están considerados de alta cualificación, es decir, que conocen muy bien los productos que compran y que son conscientes del riesgo que están asumiendo. En esta ocasión, compraron participaciones de un fondo de inversión de alto riesgo, en los que se asume que se puede perder la totalidad de la inversión.

Fuentes de Santander aseguraron ayer a Público que “los procedimientos de venta han sido impecables” y que “los inversores que han comprado los productos son cualificados y de rentas altas”.

En el caso de Lehman Brothers, los afectados se han quejado desde el primer momento de que tanto Banif como Bankinter, Citibank o Barclays les vendieron los productos del banco estadounidense como si fueran garantizados. En el caso de Madoff, los clientes asumían que podían perder parte de su inversión. Claro que las pérdidas a las que se referían eran a que el fondo redujera su valor y no a que les estuvieran estafando.

Recuperar su inversión será ahora muy complicado. Con los trámites judiciales podrían devolverles una pequeña parte, pero previsiblemente será muy reducida y tardará años. Madoff informó a la policía de que ya “sólo” quedaban en la entidad 300 millones de dólares y que su intención era pagar con ellos a empleados y familiares. Ahora, el juez ha congelado todos los fondos. Aunque decida finalmente que se repartan entre los clientes afectados, se trataría de menos de un 1% de lo que han invertido.