Archivo de Público
Lunes, 15 de Diciembre de 2008

Igualdad apoya la maternidad biológica entre lesbianas

El PSOE también aplaude el dictamen de la Comisión de Reproducción Asistida

 

PATRICIA RAFAEL ·15/12/2008 - 08:00h

AFP - Una pareja lesbiana francesa con sus dos hijas biológicas.

Una decisión "positiva". Así valoraron ayer desde el Ministerio de Igualdad el dictamen de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida, adelantado el domingo por Público, en el que se daba el visto bueno a que una pareja de lesbianas tenga un bebé fruto del óvulo fecundado de una de ellas y gestado en la otra gracias a las técnicas de reproducción asistida. Fuentes del departamento que dirige Bibiana Aído no quisieron sin embargo entrar en más detalles hasta conocer a fondo la resolución.

Impedimentos

La portavoz socialista de Igualdad en el Congreso, Carmen Montón, sí fue más allá y señaló que la decisión tomada por el órgano consultivo del Ministerio de Sanidad abría un camino contra la discriminación. "Lo importante es que de aquí al futuro estará regularizado sin que nadie pueda ser discriminado por razón de sexo", añadió.

La Ley de Reproducción Humana Asistida, aprobada en 2006, recoge que la donación de espermatozoides u óvulos para la reproducción asistida debe ser anónima. Pero existe una única excepción: que se use semen del marido de la mujer en cuyo útero se implantará el óvulo fecundado. A pesar de que la entrada en vigor de esta normativa fue posterior a la modificación del Código Civil que permitía los matrimonios entre homosexuales (elaborada en 2005), la normativa sobre reproducción asistida no tuvo en cuenta este derecho.

Desde el PSOE aseguraron que les han llegado casos en los que a dos mujeres lesbianas casadas se les impidió donar óvulos para que fueran fecundados y después implantados en el útero de su pareja. La razón: esta donación tiene que ser anónima. Algo que no ocurre si el caso es entre parejas homosexuales.

"Con el dictamen del Consejo no puede existir discriminación, y no creo que sea necesario una modificación de la ley, sino que bastaría establecer un reglamento para impedir que las Comunidades Autónomas puedan negarse a rechazar estas peticiones", detalló Montón. El Gobierno sí prevé una próxima reforma para que, precisamente, no quede ninguna interpretación en sentido contrario al dictamen emitido el pasado 4 de diciembre por la comisión.

Para la Federación de Lesbianas, Gays, Transexuales, y Bisexuales (FELGTB), la resolución "es un paso muy importante para conseguir algo que ya es una realidad", afirmó su presidente Antonio Poveda. "Lo que era absurdo es que desde la modificación del Código Civil se siguieran produciendo obstáculos a otros modelos de familia", añadió.