Archivo de Público
Domingo, 14 de Diciembre de 2008

A la caza de una idea rentable

Encontrar un proyecto viable en el ámbito de los negocios requiere una combinación de inspiración y trabajo duro

AINHOA LARREA ·14/12/2008 - 08:00h

jupiter - Hay que seguir la pista de los nuevos inventos.

Thomas Edison dijo hace un siglo que "la genialidad se compone de un 1% de inspiración y de un 99% de trabajo duro". Lo mismo sucede en el ámbito de los negocios, donde encontrar un proyecto viable requiere una combinación de ambos factores.

Sin embargo, lo prioritario es buscar una idea con visos de ser rentable en el entorno en cuestión. El Manual del Empresario Autónomo, codirigido por la Cámara de Comercio de Madrid y KPMG, insiste en que, "para que pueda ser el origen de una empresa es preciso que el producto o servicio satisfaga una necesidad del mercado, que cubra una carencia de los clientes o mejore la oferta disponible".

Cada vez son más los que deciden iniciar una actividad por cuenta propia forzados por las circunstancias y no porque hayan detectado una oportunidad. En el último mes, sin ir más lejos, 171.243 personas se han quedado sin trabajo, y algunos de ellos podrían recurrir a la posibilidad de capitalizar el 40% del subsidio por desempleo que les corresponde para hacerse autónomos.

¿Cómo encontrar una idea rentable? 

¿Cómo encontrar una idea rentable? Siguiendo la pista de nuevos inventos o tecnologías, aficiones, cambios demográficos, usos alternativos para productos corrientes, ausencias, deficiencias en negocios interesantes, fórmulas de comercialización distintas...

Otra vía a explorar son las publicaciones financieras

El director del Centro Internacional de Creación de Empresas de Instituto de Empresa, Ignacio de la Vega, propone, además, varias fuentes de inspiración; por ejemplo, el catálogo que elabora anualmente la Asociación Española de Franquicias y los salones monográficos que se organizan periódicamente en las grandes ciudades. "Estaríamos comprando un know-how y una marca ya testadas y, por tanto, con mínimas probabilidades de fracaso", destaca.

Otra vía a explorar son las publicaciones financieras, ya que informan de sectores con potencial.

El Registro Industrial y las oficinas de patentes también pueden convertirse en plataformas de acceso a una idea rentable, y las asociaciones sectoriales, cámaras de comercio y agencias de desarrollo, entre otras, son un punto de partida igual de práctico para los emprendedores que necesiten inspiración.

Incluso los servicios comerciales de las embajadas publican mensualmente unos boletines de oportunidades de negocio.

"La crisis agudiza el ingenio"

Según el Global Entrepreneur-ship Monitor, en 2007 la actividad emprendedora creció un 4,11% en 2007 en España. La directora técnica del observatorio, Alicia Coduras, apunta que este año se ha registrado una "ligera disminución", pero también subraya que "la crisis agudiza el ingenio" y que los parados que optan por el autoempleo lo hacen "de una forma más inteligente".

Todas las ideas de negocio son válidas a priori. Hace cuatro años, por ejemplo, una estadounidense creó su propia línea de fundas especiales para llevar pañales, la comercializó por Internet y hoy factura unos 300.000 euros. Lo fundamental, en todo caso, es analizar con detenimiento la viabilidad del negocio escogido.