Archivo de Público
Sábado, 13 de Diciembre de 2008

Brown condena a los talibanes por usar a un niño de 13 años como suicida

El primer ministro británico rindió tributo a los cuatro soldados de su país que murieron ayer, viernes, a causa de la explosión de dos artefactos

EFE ·13/12/2008 - 18:00h

El primer ministro británico, Gordon Brown, ha condenado a los talibanes por utilizar a un niño de 13 años para perpetrar un atentado suicida contra las fuerzas del Reino Unido en el sur de Afganistán.

Durante una visita sorpresa a los soldados británicos en Camp Bastion, principal base militar del Reino Unido, Brown rindió tributo a los cuatro soldados de su país que murieron ayer, viernes, a causa de la explosión de dos artefactos en el sur de Afganistán.

"Es terrible que los talibanes debieran utilizar a un niño de 13 años como terrorista suicida para matar a algunas de nuestras tropas británicas. Estoy con las familias y con los amigos de los fallecidos", afirmó el jefe del Gobierno británico.

Dijo que la opinión pública se sentirá ofendida por este ataque, "no sólo en el Reino Unido, sino en todo el mundo".

En nombre de Gran Bretaña 

"Estos hombres nunca serán olvidados por lo que han conseguido en nombre de nuestro país. Estamos más seguros en el Reino Unido, la población británica está más segura por lo que hacéis, vigilando a los talibanes, operando en la línea de frente contra ellos, asegurando que no avanzan más", resaltó Brown.

"Estos hombres nunca serán olvidados"

Un soldado del Comando 45 de los Royal Marines británicos perdió ayer la vida tras resultar herido por la explosión de un artefacto durante unas tareas de vigilancia en el área de Sangin, en la provincia de Helmand (sur).

Poco después, en otra explosión, también en Sangin, tres militares -dos del Comando 45 y otro del Regimiento de Logística- perdieron la vida mientras tomaban parte en unas operaciones de rutina contra las fuerzas enemigas en la zona, según Defensa.

132 muertos 

De estos tres, uno murió en el acto, otro perdió la vida a causa de las heridas y antes de que pudiera ser llevado a un centro sanitario, mientras que el tercero falleció en el hospital militar británico de Camp Bastion, en el sur de Afganistán.

Con estas cuatro muertes, asciende a 132 el número de uniformados británicos fallecidos en Afganistán desde el comienzo de las operaciones aliadas a finales del 2001.

Tras visitar las tropas en Camp Bastion, Brown se reunió con el presidente afgano, Hamid Karzai, con el que ofreció una rueda de prensa en Kabul, en la que sugirió que el año próximo pueden ser desplegadas más tropas para respaldar el proceso democrático.

Las 8.100 tropas británicas que están actualmente en Afganistán han sido reforzadas esta semana con otros 300 efectivos (procedentes de una base en Chipre) en Lashkar Gah, en el sur de Afganistán, según fuentes de Defensa citadas por los medios del Reino Unido.