Archivo de Público
Sábado, 13 de Diciembre de 2008

El Gobierno griego cierra la puerta a convocar elecciones

Ni el séptimo día de protestas ni las críticas de la oposición doblegan a Karamanlis

NOELIA ROMÁN ·13/12/2008 - 08:00h

Lefteris Pitarakis/AP - Un antidisturbios fue alcanzado ayer por un cóctel molotov.

"Tengo dos noticias que darles: la buena es que Kostas Karamanlis se encuentra en Bruselas; la mala, que en unas horas regresará". Incluso en las situaciones más complejas los griegos sacan a relucir su sentido del humor, siempre dispuesto a poner el dedo en sus propias llagas.

Pronunciado ayer por un conocido presentador de Skaï 100.3, una de las emisoras de radio locales de mayor reputación, el comentario resumía el sentimiento de muchos ciudadanos, que también suscriben las palabras con las que Pitsirikos continuó su programa: "Somos el único país del mundo que tiene un primer ministro que no gobierna".

"Somos el único país que tiene un primer ministro que no gobierna"

Como si lo hubiera oído, Karamanlis respondió desde Bruselas: "El Gobieno tiene el mando de la situación". En ese momento, en Atenas, un policía se convertía en una pira humana, blanco de uno de los cócteles molotov con los que un grupo de radicales reventó de nuevo la manifestación pacífica con la que unos 3.000 estudiantes cerraron el centro de la capital griega por quinto día consecutivo.

El incidente no tuvo mayores consecuencias para el policía, socorrido por los bomberos, pero dio pie a la enésima batalla de piedras y gases lacrimógenos entre los antidisturbios y los radicales desde la muerte, el sábado, del quinceañero Alexis Grigoropulos, a manos de un policía.

"En estos momentos, la prioridad del Gobierno es asegurar que no se derrame ni una gota más de sangre inocente; no sería un buen ejemplo para todos esos jóvenes que se manifiestan con todo el derecho del mundo", señaló Panos Livadás, secretario general del Gobierno griego, en una entrevista con Público.

Algunos diputados conservadores reconocen en privado los errores

Era la justificación gubernamental a la "parálisis" denunciada por los ciudadanos y por la oposición. Yorgos Papandreu, su máximo representante como líder de los socialistas del PASOK, insistió: "El Gobierno no hace nada ante esta situación: urge un cambio de políticas, urgen unas elecciones".

"Ni por un segundo, hemos considerado la posibilidad de unas elecciones anticipadas", aseguró Livadás a este diario. Instantes después, el primer ministro griego cerraba todas las puertas a unos comicios adelantados.

"Fuimos elegidos en las urnas hace un año y estamos muy orgullosos del trabajo realizado en estos cinco años", razonó el secretario general del Gobierno.

Sin embargo, los conservadores de Nea Demokratia atraviesan el momento más crítico desde que asumieron el poder y no son pocos los diputados que, lejos de los micrófonos, admiten los errores cometidos y la conveniencia de llamar de nuevo a las urnas. Algunos diputados incluso acusan a Karamanlis y a los ministros involucrados en esta crisis de actuar tarde y descoordinadamente.

"Este Gobierno ha actuado con prudencia, no dejándose llevar por la calentura del momento ni pensando en el coste político que esto puede tener, sino pensando en que, bajo ningún concepto, podemos poner en peligro la vida de nadie", se defendióLivadás.

A mediodía, la detención de cuatro estudiantes instantes antes de que comenzasen a marchar por las calles del centro de Atenas había suscitado la crítica de los maestros que respaldaron la manifestación de ayer.

Mientras un centenar de centros educativos permanecía inactivo en todo el país, otro grupo de profesores universitarios simbolizó con una cadena humana alrededor del edificio central de la Universidad de Atenas su protesta contra la muerte de Grigoropulos, así como contra los "actos de vandalismo" que la han seguido estos días.