Archivo de Público
Sábado, 13 de Diciembre de 2008

Las inmobiliarias multiplican por trece su morosidad

Los créditos impagados casi se cuadruplican en un año y se elevan a 54.177 millones

VIRGINIA ZAFRA ·13/12/2008 - 08:00h

Las entidades financieras españolas van a recordar la segunda mitad de 2008 como un periodo maldito. La morosidad se disparó a partir de junio y al cierre de octubre tenían apuntados ya 54.177 millones de euros en créditos sin pagar. Eso supone una tasa de morosidad del 2,912%, una cifra a la que no habían tenido que hacer frente desde 1997.

Los culpables de los incrementos han sido principalmente tres segmentos: hogares, inmobiliarias y empresas constructoras. La industria y los servicios pagan cada vez con más dificultad pero mantienen tasas de morosidad moderadas en comparación.

Trece veces más de impagos

Los datos desagregados actualizados ayer por el Banco de España (de cierre de septiembre, en este caso) demuestran que en sólo un año las inmobiliarias han multiplicado por más de trece veces sus impagos. Han pasado de 1.100 millones a 14.420 millones con caídas tan sonadas como las de Martinsa Fadesa, Tremón o Hábitat. Esta última presentó concurso de acreedores ya cerrado el tercer trimestre pero las entidades daban por hecho su suspensión de pagos meses antes y se habían apuntado sus créditos como morosos. En esa debacle fue especialmente duro el verano (julio, agosto y septiembre), en el que las inmobiliarias dejaron sin pagar 8.215 millones.

El parón en la venta de viviendas ha dejado sin oxígeno a este sector. Y no sólo a las grandes inmobiliarias, recuerdan las entidades financieras, sino sobre todo a las medianas y pequeñas.

145.000 hogares morosos

El otro segmento que está elevando las cifras de morosidad es el de los hogares. Sólo en el periodo estival, la banca se apuntó 4.495 millones de créditos impagados de los particulares, con lo que ya son más de 19.200 millones de euros los que no han podido cobrar. Tomando como referencia la hipoteca media actual de 133.000 euros (según el INE), eso supone que más de 145.000 hogares no han podido devolver su crédito al banco. Proporcionalmente, los mayores impagos de este sector se producen en los préstamos al consumo, en los que tienen una tasa de morosidad del 4,65%, frente al 1,84% de las hipotecas para vivienda.

En su caso, ha sido la subida de tipos de interés la que les ha dejado sin respiro. Por eso, los expertos esperan una moderación en el crecimiento de la morosidad de los hogares a partir de noviembre, cuando la bajada del Euribor fue tan sustancial como para reducir las cuotas de las hipotecas. En todo caso, recuerdan que el aumento del paro será paralelamente una gram causa de aumento de la morosidad.

Las constructoras, por su parte, multiplicaron por seis sus impagos, hasta elevarlos a 5.400 millones, de los que 2.189 millones fueron en el último trimestre. Las obras públicas y los réditos de las participaciones bursátiles de las grandes del sector todavía les permiten tener unas cifras de impagos menores a las de las inmobiliarias.

Crecen las provisiones

Para hacer frente a los créditos que no puedan recuperar, bancos y cajas cuentan con una hucha (provisiones) de 41.976 millones. Una tercera parte son específicas para los créditos morosos y el resto son genéricas, las que tienen que dotar en épocas buenas para cuando llegan las vacas flacas. En el tercer trimestre, ya tiraron de ellas para no tener que dotar todas las provisiones con cargo a los resultados.