Archivo de Público
Sábado, 13 de Diciembre de 2008

"Llevamos ocho años enfadando al mundo"

Jim Carrey presenta 'Di que sí', su forma de redimir a su país desde el humor

S. BRITO ·13/12/2008 - 08:00h

Jim Carrey

Jim Carrey (Ontario, 1962) siguió ayer el guión, sin caer en el desmadre, pero entregando dosis suficientes de lo que se espera de él. Entró a la sala del hotel Palace de Madrid, donde aguardaba la prensa, escondiéndose tras una columna, detrás de un guardaespaldas, de una lámpara, con gesto de dibujo animado.

Con Di que sí, que se estrena el 19 de diciembre, Carrey regresa a la comedia física, pero sin el histrionismo casi histérico que lo encumbró en aquellos taquillazos de comicidad gruesa de los noventa, Ace Ventura (1994) o La máscara (1994).

"Este es un personaje real, no de fantasía, así que es lógico que esté más contenido", explicó el actor. Después de haber demostrado de largo que es capaz de trascender el slapstick con honrosos casos como Olvídate de mí (pronto lo hará también en el drama de homosexualidad carcelaria I love you Philip Morris, junto a Ewan McGregor), el bueno de Jim ha dicho que sí a una comedia donde la trama consiste en justo eso: un empleado de la banca amargado entra en una terapia de autoayuda que le obliga a decir sí a todo. Desde dejarse magrear por su vecina anciana, a hacer puenting, aprender coreano, conducir una Ducati o enamorarse .

¿Y por qué dijo Carrey que sí al director Peyton Reed (Abajo el amor)? "Quería hacer algo bonito que le gustara a la gente, que le hiciera sentir bien. En los últimos ocho años, Estados Unidos ha hecho todo lo posible para enfadar a todo el mundo. Ahora tocaba contentarlo", bromeó.

"En los últimos ocho años, EEUU ha hecho todo lo posible para enfadar a todo el mundo. Ahora tocaba contentarlo"

La actriz y cantante ZooeyDeschanel (El incidente), el director Peyton Reed y el mismo Carrey hicieron todo lo posible por reproducir el buen rollo que aseguraron se vivió en el rodaje, donde primó la improvisación y "la energía desbordante" que, según Reed, tiene Carrey.

"Mi vida es como un banquete. Siempre he tenido mucha suerte, pero lo que me mantiene haciendo esto es la idea de entretener a las personas y hacerlas disfrutar", dijo el actor de El show de Truman.

La película, basada en el libro autobiográfico The Yes Man, escrito por el comediante británico Danny Wallace, funciona, según el director, como una comedia con curiosas resonancias en estos tiempos de crisis. "Un tipo que se dedica a otorgar créditos a todo el mundo, otro que le tira una piedra a la sede de un banco... me gusta".