Archivo de Público
Sábado, 13 de Diciembre de 2008

Junkera se siente incomprendido entre los suyos

Se ha montado una revuelta en la música vasca a causa de la subvención de 702.000 euros que le otorgó el Gobierno vasco para impulsar su último trabajo

GUILLERMO MALAINA ·13/12/2008 - 08:00h

GUILLERMO MALAINA - El trikitilari bilbaíno Kepa Junkera.

Un atormentado Kepa Junkera sacó ayer por primera vez la cabeza para coger aire en medio de la revuelta que se ha montado desde hace semanas en la música vasca a causa de la subvención de 702.000 euros que le otorgó el Gobierno vasco para impulsar su último trabajo, Etxea.

El resto de músicos, cantantes, grupos, productoras discográficas... claman contra esa "escandalosa" ayuda, mientras el trikitilari bilbaíno, ganador de un Grammy, asegura sentirse incomprendido en su propio mundo. "Quizás no se ha entendido la verdadera dimensión del proyecto", dice.

El proyecto del que habla arrancó con el doble CD editado en septiembre con el nombre Etxea (La casa), donde reunió a más de medio centenar de cantantes y músicos de la talla de Estrella Morente, Dulce Pontes, Miguel Bosé, Víctor Manuel, Miguel Ríos, Andrés Calamaro... para cantar en euskara. Pero la idea de Junkera tiene aún una dimensión mayor: grabar el próximo lustro canciones populares en la lengua vasca con artistas de los cinco continentes.

"Hubiese querido ir desvelando la dimensión del proyecto poco a poco", admitió ante la polémica, "para sorprender al público porque, para mí, el factor sorpresa en el mundo de la creación musical es muy bonito y me gusta mantenerlo".

Una protesta mayoritaria

En cualquier caso, el conocimiento del plan no ha convencido a los creadores musicales. La última en sumarse a la protesta ha sido, el jueves pasado, la Asociación de Promotores Vascos de Música, donde se integra la productora del propio Kepa Junkera.

Ruper Ordorika, Fermin y Jabier Muguruza, Gontzal Mendibil, Mikel Urdangarin, Mikel Markez y 250 artistas más ya suscribieron semanas atrás un manifiesto en protesta por la ayuda "escandalosa" del Gobierno vasco al trikitilari bilbaíno y su "agravio comparativo", pues los 702.000 euros que recibirá triplican la cifra anual prevista por el Departamento de Cultura para promocionar los proyectos musicales en Euskadi.

Según aclara Gontzal Mendibil, esta réplica no es por Kepa Junkera, su única motivación es cuestionar la subvención que le ha concedido el Ejecutivo vasco. "Y a mí me parece que se ha abierto un debate. No creo que así se potencie la música vasca. Esta se potencia hacia dentro y no hacia fuera. Y si el Gobierno vasco quiere impulsar la música vasca, lo primero que debe hacer es escuchar a los músicos", sentenció.