Archivo de Público
Viernes, 12 de Diciembre de 2008

Trastorno compulsivo no impide a los diabéticos bajar de peso

Reuters ·12/12/2008 - 14:54h

El éxito del adelgazamiento en los individuos con sobrepeso y obesidad que padecen diabetes tipo 2 no se ve afectado por tener antecedentes del trastorno de alimentación llamado hiperfagia compulsiva, según reveló un estudio.

La hiperfagia se caracteriza por un aumento excesivo de la sensación de apetito e ingesta descontrolada de alimentos, sin razón aparente.

Aunque se ve a menudo hiperfagia compulsiva en los diabéticos tipo 2, ha habido poca investigación sobre su impacto en la pérdida de peso, explicó el equipo de la doctora Amy A. Gorin, de la University of Connecticut, cuya investigación fue publicada en Archives of General Psychiatry.

La presente investigación incluyó a 5.145 sujetos de entre 45 y 76 años que estaban inscriptos en Look AHEAD, un ensayo sobre la pérdida de peso en el que los pacientes fueron asignados aleatoriamente a una intervención intensiva en el estilo de vida o sólo a sesiones de apoyo y educación.

Al inicio del ensayo y un año después, el 85,4 por ciento de los pacientes no declaró hiperfagia compulsiva.

En tanto, sólo se declaró hiperfagia compulsiva al inicio del ensayo en el 7,5 por ciento; hiperfagia compulsiva durante ambos períodos en el 3,7 por ciento e hiperfagia compulsiva sólo después de un año en el 3,4 por ciento.

La pérdida de peso promedio en los pacientes que habían dejado la hiperfagia compulsiva al año fue de 5,3 kilogramos (kg), que es equiparable a la pérdida de 4,8 kg observada en los sujetos que no declararon padecer el desorden.

En contraposición, en los sujetos que continuaron con la hiperfagia compulsiva o que la declararon al año, la pérdida media de peso fue inferior, aproximadamente de 3,0 kg.

Análisis adicionales indicaban que las diferencias de pérdida de peso entre los grupos eran atribuibles a la distinta ingesta calórica, observaron los autores.

Los pacientes que dejan la hiperfagia compulsiva pueden tener igual éxito perdiendo peso que aquellos que no comen compulsivamente, concluyeron Gorin y sus colegas.

El equipo agregó: "Este estudio da más apoyo a la idea de que la hiperfagia compulsiva no se ve exacerbada por el tratamiento conductual de la pérdida de peso y que de hecho puede mejorar por la participación en un programa estructurado de adelgazamiento dirigido a cambios en el estilo de vida".

FUENTE: Archives of General Psychiatry, diciembre del 2008