Archivo de Público
Viernes, 12 de Diciembre de 2008

El juez deja en libertad provisional a De Juana "mientras se aclara el caso"

El juez ha suspendido la vista a petición de la defensa para aclarar aspectos del caso. El ex dirigente etarra apareció acompañado de su esposa, Irati Aranzabal, pasadas las 11 de la mañana

EFE ·12/12/2008 - 14:05h

EFE - El ex preso etarra José Ignacio de Juana Chaos a las puertas del tribunal Laganside de Belfast, Irlanda del Norte (Reino Unido).

El ex preso etarra José Ignacio de Juana Chaos seguirá en libertad provisional en Irlanda del Norte después de que el juez que tramita la petición de extradición de la Audiencia Nacional española afirmara hoy que necesita más tiempo para decidir si pide más información a las autoridades judiciales de España.

El juez Tom Burgess tomó esta decisión después de que el abogado de la defensa, Edward Fitzgerald, argumentara que la orden de extradición es defectuosa y no aporta suficientes detalles para aplicar con rigor el principio de doble incriminación.

El letrado pidió al magistrado que trate de averiguar cuáles fueron las palabras exactas que se pronunciaron durante el homenaje que se rindió a De Juana en agosto pasado, tras salir de la cárcel, para determinar si constituyen un delito de enaltecimiento del terrorismo según lo establecido en la legislación británica.

La defensa trata de demostrar que el delito de enaltecimiento del terrorismo por el que la Justicia española reclama a De Juana para interrogarlo no conlleva la extradición automática.

Se trata de la segunda vista pública que se celebra en este tribunal con motivo del proceso de extradición a España solicitado por el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco.

La Audiencia pide la entrega de De Juana por la carta en la que se ensalzaba a históricos etarras

El proceso de extradición, que comenzó el pasado 17 de noviembre, ha estado marcado por las dudas planteadas por el magistrado, que ha cuestionado si ese delito (enaltecimiento del terrorismo) permite la entrega inmediata del etarra a las autoridades españolas.

Burgess trata de dilucidar si puede acceder a la entrega cuando la pena máxima que cabe imponer a De Juana, de ser condenado por ese delito, es de dos años de cárcel, ya que la normativa de la Orden Europea de Detención y Entrega (OED) especifica que para extraditar a acusados por terrorismo requiere que la pena sea superior a tres años.

Doble incriminación

Ante esta discrepancia, se plantea el principio de "doble incriminación", que consiste en que existan delitos equivalentes en el país del reclamado y al que se le reclama, y sobre la que el juez consideró durante la primera vista que no se cumplían los requisitos.

El representante de los intereses españoles ante ese tribunal, el fiscal de la Corona, Stephen Ritchie, estima que sí se dan los requisitos para aplicar la doble incriminación en el caso del ex preso etarra.

Según Ritchie, el delito de enaltecimiento del terrorismo está "tipificado en los artículos 27 y 28 del Código Penal español" y su equivalente en la jurisdicción del Reino Unido es "la incitación al terrorismo".

Además, la Justicia española ha indicado que, pese a que entiende que no puede acceder a una extradición directa de De Juana, el juez sí puede decidir si aplica o no la "doble incriminación", ya que la ley que regula la OED fija que este principio "podrá supeditarse" y no que "deberá supeditarse".

El ex preso etarra quedó en libertad bajo fianza de unos 5.900 euros el pasado 17 de noviembre.

El juez impuso a De Juana otras condiciones: la permanencia en el domicilio cuya dirección facilitó, la prohibición de salir del mismo entre las ocho de la tarde y las siete de la mañana y la obligación de presentarse diariamente en comisaría.

Además, le retuvo su documento nacional de identidad y le prohibió abandonar la provincia de Irlanda del Norte.

19 años y medio en la cárcel

De Juana se alojó en la vivienda del ex dirigente del IRA James Monaghan

De Juana viajo a Dublín el pasado mes de agosto después de cumplir año y medio de cárcel por un delito de amenazas, que se sumó a los 18 años que estuvo encarcelado por los 25 asesinatos que cometió en los años 80 como miembro del comando Madrid de ETA.

Allí se alojó en la vivienda del ex dirigente del Ejército Republicano Irlandés (IRA) James Monaghan, según informó él mismo hace dos meses cuando visitó la embajada de España en la capital irlandesa para solicitar un pasaporte que le fue denegado.