Archivo de Público
Jueves, 11 de Diciembre de 2008

Irlanda votará de nuevo el Tratado de Lisboa en octubre

Tras un periodo de reflexión y varios ajustes en el borrador del texto, Dublín acepta volver a preguntar a sus ciudadanos

PÚBLICO.ES/REUTERS ·11/12/2008 - 09:20h

Tras el estropicio que provocó Irlanda en las aspiraciones de la Unión Europea por sacar adelante el Tratado de Lisboa con un rotundo no, parece que las islas están dispuestas a repetir el referéndum en octubre del próximo año.

Según el diario The Irish Times, los líderes de la UE aceptarán revisar las dudas irlandesas al permitir que cada estado miembro retenga su comisionado, y brindando garantías legales a Irlanda sobre la política impositiva, asuntos de familia, sociales y éticos. "El taoiseach (primer ministro) discutirá hoy y mañana la visión irlandesa con sus colegas de la UE", dijo un portavoz del Gobierno irlandés, que declinó dar más comentarios.

Las garantías expuestas en el borrador que será presentado por el presidente francés, Nicolas Sarkozy, también abordarán la preocupación de los votantes irlandeses acerca de mantener la tradicional neutralidad militar del país, indicó el diario.

El borrador, también citado por la emisora pública irlandesa RTE, especificará que el país debe ratificar el tratado de Lisboa antes de que concluya el período de la actual comisión el 31 de octubre de 2009, permitiendo que el texto entre en vigor para final de año.

El rechazo irlandés del tratado ha frenado los esfuerzos de integración justo cuando los patrocinadores de la UE dicen que el bloque de 27 países necesita mostrar que es capaz de una acción rápida y coordinada para afrontar una crisis financiera. El tratado sucedería a la difunta Constitución de la UE, y tendría como objetivo facilitar la toma de decisiones en Bruselas.

Sarkozy puso las cosas claras a Dublín

El presidente Sarkozy ha sido el máximo interesado en sacar adelante un Tratado que parecía sentenciado a muerte y forzó hasta la extenuación esta segunda votación en Irlanda. Sarkozy siempre reiteró que no habría un nuevo Tratado y avisó de que si Irlanda no aprobaba éste, entonces tendría que asumir las consecuencias. Más allá del peso político que adquiera cada país a partir de Lisboa, el texto incluye reformas bastante polémicas.

Es el caso de la denominada 'directiva de la vergüenza', que aumenta de manera considerable el periodo de retención de los inmigrantes en los centros de internamiento hasta 18 meses. España se opuso a la regla que ya se aplica en países como Italia. Aunque el Gobierno dejó correr una cortina de humo diciendo que en España esos 'tempos' no se aplicarán.

Noticias Relacionadas