Archivo de Público
Jueves, 11 de Diciembre de 2008

La escuela católica se cree "discriminada" ante la pública

Los colegios católicos acusan al Estado de financiar "en exclusiva" a los centros públicos

JESÚS BASTANTE / D. B. ·11/12/2008 - 08:00h

Tito Jiménez - Manuel de Castro, de Escuelas Católicas.

La escuela católica concertada reclamó ayer al Gobierno más fondos frente a la escuela pública, que según los colegios concertados "se beneficia exclusivamente" de la financiación estatal. El secretario general de la organización Escuelas Católicas, Manuel de Castro, defendió esta tesis y calificó de "angustiosa" la situación por la que, a su juicio, atraviesan sus centros.

El secretario general de Escuelas Católicas denunció en una conferencia de prensa "la clara discriminación" de estos centros respecto a la escuela pública, en especial, en la "deficiente financiación" de los conciertos educativos. Según los centros católicos, supone un déficit por alumno de 4.500 euros.

La secretaria de Estado de Educación, Eva Almunia, negó tal extremo y aseguró que la ampliación de financiación a los centros concertados ha sido constante año a año.

La reclamación de los colegios concertados indigna a muchos padres de alumnos de la escuela pública. El presidente de Ceapa (Confederación Española de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos), Pedro Rascón, criticó: "Hay que tener claro que son empresas privadas y que el Gobierno sólo tiene obligación de prestar servicio de educación, no de financiar sus centros".

De igual a igual

"No esperamos un trato de favor, sino que se aplique la ley en equidad", argumentó De Castro. Esa comparación de igual a igual es la que escuece en las asociaciones de padres de la escuela pública. "Es normal que la Administración empiece a recortar por ellos, que están para tapar los huecos a los que no llegue la pública, no para ser tratados igual. Por ejemplo, no asumen el problema de la inmigración porque cobran a sus alumnos y, por tanto, las familias inmigrantes no optan por sus centros", recordó Rascón.