Archivo de Público
Miércoles, 10 de Diciembre de 2008

El Che no fue el único modelo de Korda

La Casa de América muestra el trabajo del fotógrafo cubano que tomó la imagen más reproducida de la historia. Esta exposición se encuadra en el ciclo Cuba: víspera de la revolución

EFE ·10/12/2008 - 18:58h

CASA DE AMÉRICA - Cartel de la exposición del fotógrafo cubano Korda en la Casa de América.

La exposición "Korda, Conocido Desconocido" reúne en la Casa de América de Madrid más de doscientas imágenes, la mayoría inéditas o copiadas "a negativo completo", de un fotógrafo que pasó a la historia por ser el autor del célebre retrato del Che Guevara y que soñaba con las mujeres más hermosas.

Alberto Díaz Gutiérrez, "Korda", nació en La Habana el 24 de septiembre de 1928 y falleció en París el 25 de mayo de 2001, y al que uno de sus amigos y discípulo José Alberto Figueroa recuerda como "humano y carismático". Prefiere llamarle "amoroso" antes que seductor y añade que "tenía atractivo para las mujeres de cualquier edad".

Las palabras de Figueroa se corresponden con las declaraciones del propio Korda poco tiempo antes de morir: Que aprendió a manejar la cámara con la esperanza de convertirse en un famoso fotógrafo de moda y conocer así "a las mujeres más hermosas de Cuba" pero que dos meses después del triunfo de la Revolución (enero de 1959) decidió dedicar a esta su vida y su obra.

Modelos o revolucionarias, las musas de Korda

Y así lo refleja la exposición que estará abierta hasta el 25 de enero: mujeres retratadas en los Studios Korda y otras, desconocidas, que retrató en los escenarios de la revolución cubana; pero también la obra documental que realizó siguiendo a los líderes cubanos, Fidel Castro y Ernesto "Che" Guevara, entre otros.

Las fotografías, todas en blanco y negro, positivadas por Figueroa, describen viajes diversos que realizó Castro por el interior de la Isla, a Venezuela, a Estados Unidos o a Rusia.

Además del Che, sus fotografías retrataron al pueblo cubano tras la revolución

En las imágenes aparece el pueblo cubano en las grandes concentraciones de apoyo a los revolucionarios, el mar, la niñez, y el comandante Fidel en sus recorridos por la sierra, pescando, buceando, esquiando, jugando al golf o al béisbol o frente a un tablero de ajedrez.

Y, cómo no, está expuesto el retrato mítico del Che Guevara, el más reproducido de la historia de la fotografía .

La comisaria de la exposición, la historiadora cubana Cristina Vives, dice que al comienzo de la Revolución, el fotógrafo dejó la moda y la publicidad y cambio a Norka (Natalia Mendez) -"su modelo favorita"- por Fidel y los demás líderes políticos pero "aplicando en estos nuevos modelos los mismos códigos fotográficos, luz natural, composición, pose, glamour...".

Aunque en esa segunda etapa no se olvidó Korda de las mujeres: Dice la comisaria que "en los actos oficiales aprovechaba para buscar la belleza femenina en medio de la muchedumbre. De ahí salió la segunda época de mujeres, las pos-revolucionarias".

La exposición forma parte de un ciclo que conmemora el cincuentenario del triunfo revolucionario, el 1 de enero próximo, y supone un homenaje al fotógrafo que, a decir de Figueroa, era "una amenaza para las mujeres hermosas".

Lo que corrobora Cristina Vives al afirmar que esa fue "la mayor de las coherencias" de Alberto Díaz Gutiérrez, "Korda", que "siguió a las mujeres hasta el fin de sus días".