Archivo de Público
Miércoles, 10 de Diciembre de 2008

La entrega de los premios Nobel en Estocolmo reivindica la libertad y los derechos humanos

El rey de Suecia entrega el resto de los premios Nobel esta tarde en Estocolmo. Once hombres y una mujer han sido los galardonados de este año. El nobel de la paz, el finés Martti Ahtisaar, le pide a Obama que priorice el conflicto en Oriente Próximo

AGENCIAS ·10/12/2008 - 18:05h

SOREN ANDERSSON/AFP PHOTO - El premio nobel de la Paz, el finés Martti Ahtisaari, durante la ceremonia de los Premios Nobel en Oslo.

El rey Carlos Gustavo de Suecia ha entregado esta tarde, en el Konserthuset (Sala de Conciertos) de Estocolmo, los restantes galardones de este año de Física, Química, Medicina, Literatura y Economía. En la ceremonia se ha recordado el 60 aniversario de la Declaración de Derechos Humanos, destacando importancia de la libertad de expresión y de intercambiar conocimientos.

  Once hombres y una mujer

Un año más y como marcó Alfred Nobel en su testamento, en 1895, se reconoce la obra de quienes hayan generado más beneficios para la humanidad.

Once hombres y una mujer han sido los elegidos de este año y recibirán en una solemne ceremonia los premios que les acreditan como ganadores del Nobel.

Una medalla, un diploma y un cheque, porque además, el premio Nobel también conlleva 10 millones de coronas suecas (unos 950.000 euros).La gala de los Nobel defiende la libertad de conocimientos y de expresión.

La solemne ceremonia ha sido abierta por el presidente del Consejo de la Fundación Nobel, Marcus Storch, con un discurso dedicado a la labor de las Universidades.

Estamos en un momento, dijo, en el que hay "una inquietante tendencia" a "más y más restricciones a la libertad de expresión" en un "creciente número de contextos en todo el mundo. Hay un grave riesgo de que se evolucione hacia lo que es, para la mayoría de nosotros, una dirección errónea".

Grandes cerebros

Con la ausencia de Yoichiro Nambu -uno de los premiados en Física-, sus colegas Makoto Kobayashi y Toisihide Maskawa fueron los primeros en recibir la medalla.

Un galardón que recibieron por sus descubrimientos en física subatómica. En concreto, por demostrar la asimetría del universo y, por tanto, su origen. Asimetría que fue comparada por Lars Brink, miembro del comité Nobel de Física, con los retratos de Dora Maar realizados por Picasso.

A continuación fue el turno de Osamu Shimomura, Martin Chalfie y Roger Y. Tsien, galardonados con el Nobel de Química por descubrir la proteína fluorescente verde, que ha permitido hacer visibles a las células y poder así observar el desarrollo de las enfermedades.

"La paz es una cuestión de voluntad"

En Medicina, Harald zur Hausen fue recompensado por establecer la conexión entre el papiloma humano y el cáncer cervical, y Francoise Barré-Sinoussi y Luc Montagnier, por aislar el virus VIH, causante del sida.

Tras los premios más científicos, el profesor Horace Engdahl, secretario permanente de la Academia Sueca, presentó a Jean-Marie Le Clézio, Nobel de Literatura, de quien destacó el cambio que supuso en su producción literaria el tiempo pasado en América Central y el contacto con la cultura indígena.

"Descubrió que es realmente un indio, pero uno pobre", afirmó Ebghdal, que también resaltó que "pocos autores han descrito de forma tan convincente cómo las culturas y lenguas mueren a regañadientes".

El cierre de la entrega de premios ha sido con el de Economía, al estadounidense Paul Krugman, un crítico del neoliberalismo que ha formulado teorías que ayudan a entender la rápida urbanización mundial, el declive rural y la geografía económica.

 Mensaje de paz a Obama

Por su parte, el Premio Nobel de la Paz, Martti Ahtisaar, ha recordado desde la ciudad noruega de Oslo al presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, la necesidad de profundizar en la solución del conflicto de Oriente Próximo en su primer año en el cargo, y lo ha calificado de un nudo que puede ser deshecho.

"Todos los conflictos pueden resolverse, no hay excusa para permitir que se eternicen"

El ex presidente finlandés y veterano diplomático ha recibido el galardón, anunciado en octubre, por las décadas invertidas en lograr la paz en todo el mundo, desde Namibia a los Balcanes e Indonesia.

 "La paz es una cuestión de voluntad", dijo en la ceremonia en el Ayuntamiento noruego de Oslo. "Todos los conflictos pueden resolverse, no hay excusas para permitir que se eternicen".

"Espero que el nuevo presidente de Estados Unidos, que llegará al poder el mes que viene, dé una prioridad elevada al conflicto de Oriente Próximo durante su primer año de mandato", afirma.

Ahtisaari ha dicho que los socios de Washington en el Cuarteto - la Unión Europea, Rusia y la ONU - también deben estar seriamente comprometidos "para que se pueda encontrar una solución a las crisis que van desde Israel a Palestina, de Irak a Irán".

"Las tensiones y guerras en la región han durado tanto tiempo que muchos creen que el nudo de Oriente Próximo no se puede deshacer", ha manifestado el veterano político y diplomático de 71 años. "No comparto esta creencia".

"Todas las crisis, incluyendo la de Oriente Próximo, pueden ser resueltas", agregó en el discurso tras recibir el diploma y la medalla del Nobel ante los aplausos de unos 1.000 invitados en la ceremonia a la que acudieron los reyes de Noruega, Harald y Sonja.