Archivo de Público
Miércoles, 10 de Diciembre de 2008

¿Interés humano o "voyeurismo eutanásico"?

Un documental sobre la muerte asistida de un enfermo terminal desata la polémica en el Reino Unido

PÚBLICO.ES / REUTERS ·10/12/2008 - 14:42h

AP PHOTO / SKY REAL LIVES - Craig Ewert, en una imagen de 'Derecho a morir'.

Hay temas con la polémica asegurada. Uno de ellos es el de la muerte asistida para enfermos terminales. Los últimos en comprobarlo han sido los responsables de Sky televisión, una emisora del Reino Unido que programa para la noche del miércoles un documental con los últimos momentos de Craig Ewert.

"Si no sigo adelante, mi elección es sufrir, infligir sufrimiento a mi familia y después morir"

La película, titulada Derecho a morir, ha sido realizada por el cineasta canadiense John Zaritsky y se convertirá en la primera emisión de una cadena británica en la que se muestre a una persona cometer un suicidio asistido.

Con su mujer Mary al lado, Ewert justifica su decisión en la cinta: "Si no sigo adelante con esto, mi elección es esencialmente sufrir, infligir sufrimiento a mi familia y después morir".

Con 59 años, vio cumplido su deseo en 2006 en la clínica Dignitas de Zurich. Una mezcla de sedantes y la desconexión de la unidad de respiración asistida acabaron con la vida de Ewert, que permanecía parcialmente paralizado por una enfermedad neuronal.

"Voyeurismo eutanásico"

Los activistas en contra de la eutanasia afirman que la emisión es un irresponsable "voyeurismo eutanásico" que podría crear la falsa impresión de una creciente demanda de suicidio asistido en Gran Bretaña.

"Sólo intensificará la presión, real o imaginaria, sobre aquella gente que piensa en quitarse la vida por miedo a ser una carga para sus seres queridos, cuidadores o para una sociedad escasa de recursos", explica el lobby Cuidado No Asesinato. El grupo aúna unas 50 organizaciones.

"Sería menos honesto si hiciéramos una película sobre la muerte asisitida y no fuéramos capaces de ver el acto completo"

La esposa de Ewert publicado un escrito en el diario The Independent. En él afirma que su marido, un profesor universitario americando residente en Yorkshire, deseaba que su muerte sirviera para ayudar a la gente a superar sus miedos sobre la muerte: "como la muerte es algo oculto y privado, la gente no enfrenta sus miedos sobre ella. No reconocen que es algo que va a suceder".

También el director del documental ha salido al paso de la polémica. El cineasta, ganador de un Oscar, explicó a la BBC que le parecía importante mostrar todo el proceso: "sería menos honesto si hiciéramos una película sobre la muerte asisitida y no fuéramos capaces de ver el acto completo", afirmó Zaritsky. "De otra forma, quedaríamos expuestos a que se atacara con que la muerte fue desagradable o cruel".

La muerte asistida está permitida en Suiza desde 1940 si la lleva a cabo alguien que no sea médico y que no tenga ningún interés en la muerte. Dignitas y otra clínica para el suicidio llamada Exit usan drogas letales prescritas por un doctor para acabar con las vidas de aquellos que solicitan su ayuda.