Archivo de Público
Miércoles, 10 de Diciembre de 2008

Calamita reitera que quieren echarle de Murcia por ser católico

El juez insiste en que recibe "presiones, e incluso chantaje y extorsión" 

EUROPA PRESS ·10/12/2008 - 13:54h

EFE - El juez Ferrín Calamita.

El juez Fernando Ferrín Calamita confió en un fallo absolutorio en el proceso abierto contra él por presunto retraso malicioso en el expediente de una mujer que quería conseguir la adopción de la hija biológica de su compañera sentimental y defendió no haber "cometido ningún delito".

Ferrín Calamita, en declaraciones a Onda Cero, insistió en que había recibido "presiones, e incluso chantaje y extorsión" para que se vaya de Murcia por parte del abogado querellante, José Luis Mazón.

"Desde un principio siempre ha habido presiones para que me vaya de Murcia", ya que, señaló, hay quien considera que "un católico no puede estar en un Juzgado de la Familia".

Decisión del gabinete psicosocial 

El juez Ferrín Calamita defiende que "en realidad" no hizo nada, simplemente dictó una providencia en mayo de 2006 cuando se presentó la solicitud, diciendo que fuera examinada la adoptante por el gabinete psicosocial. Luego, relató, "hay otra providencia de junio en la que se extiende la pericial a la madre biológica".

Pero esta última providencia, justificó, "fue decisión de las integrantes del gabinete psicosocial, que querían ver a las dos".

El fiscal ve en esta providencia el primer delito de prevaricación dolosa, cuando se extiende el informe a la madre biológica.

"Según el fiscal, en mi mente estaba quitarle la niña a la madre" 

Según el fiscal "en mi mente estaba quitarle la niña a la madre, lo cual es absurdo", se defendió. "Fue decisión de las integrantes del gabinete", quienes, al final, "no vieron a las dos mujeres", porque las citaron para el 16 de agosto y el informe ya estaba emitido desde el día 11 de ese mes.

Ante ese informe, explicó, "nombro a la Dirección General de Familia de la Región de Murcia decisor judicial de la menor y ellos hacen otro informe en el que tampoco van, por así decir, al grano, a la influencia que en la menor puede tener la adopción".

Motivos ideológicos 

Fue en ese momento cuando Ferrín Calamita les dirigió una serie de preguntas que los psicólogos de la Dirección General de Familia no quisieron contestar "por motivos ideológicos, porque eran ideas personales y entienden que eso escapa de la competencia de un psicólogo".

El juez, "harto de presiones y de llamadas telefónicas", decide prescindir del informe y da el plazo de diez días a las partes para que aleguen lo que estimen oportuno en relación al planteamiento de una cuestión de inconstitucionalidad sobre la reforma del Código Civil que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo.