Archivo de Público
Miércoles, 10 de Diciembre de 2008

Las guerras de Bush sólo han traído abusos

El ex presidente Jimmy Carter, premio Nobel de la Paz, cree que los derechos humanos sufren las peores violaciones desde 1948

ISABEL COELLO ·10/12/2008 - 08:00h

AFP - George Bush besa la cabeza del marine Marc E. Olson

"El mundo se halla hoy en el nivel más bajo de cumplimiento de los derechos humanos desde que se aprobó la Declaración Universal en 1948". Son las contundentes palabras del ex presidente estadounidense Jimmy Carter, pronunciadas con ocasión de las celebraciones para rendir homenaje al documento que ha inspirado los principales tratados internacionales de la segunda mitad del siglo XX, y que fue aprobado en París el 10 de diciembre, hace hoy 60 años.

Carter es una de las personalidades que estos días ha pasado por la capital francesa para honrar la Declaración y hacer balance. Y la conclusión no es nada positiva. Carter no dudó en hacer autocrítica. "EEUU, la nación más poderosa del mundo militarmente, debería dar ejemplo", dijo el que fue el 39º presidente de EEUU.

Carter se muestra avergonzado por los abusos cometidos en Abu Ghraib y Guantánamo

Para Carter, EEUU hoy es la nación asociada a las torturas de Abu Ghraib y Guantánamo. Para el ex presidente estadounidense. Las fotos publicadas de Abu Ghraib son sólo la punta del iceberg. "Guantánamo es otra fuente de vergüenza para nuestro país, que viola artículos que aprobamos con orgullo hace 60 años. El que prohibe la tortura, el que dice que nadie será sometido a una detención arbitraria y el que impone el derecho a un juicio justo", se lamentó.

El premio Nobel de la Paz en 2002 también destacó que la amenaza del terrorismo ha llevado a la violación de los derechos. "Muchos defensores de la declaración universal que vienen al Centro Carter nos dicen que sus gobiernos ponen como ejemplo a EEUU para aprobar leyes que restringen las libertades civiles".

El francés Stéphane Hessel, superviviente de Bunchenwald y uno de los redactores de la Declaración Universal, está a punto de cumplir 90 años. La edad no ha hecho temblar un ápice la convicción con la que defiende el texto legal.

Un superviviente de los nazis destaca que la declaración sigue hoy vigente

"Después de Auschwitz e Hiroshima, era el momento. Había que tener un programa. Fue audaz llamar a la declaración universal, aunque sabíamos que sólo 50 la firmaban y que muchos gobiernos hipócritas ponían resistencias a cumplirla. Fue audaz porque estableció una agenda", rememora Hessel, que hoy recibirá de manos del alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, el premio UNESCO/Bilbao.

Los notables

"Sabíamos que las cosas no irían rápido. Éramos pacientes. Hoy lo somos menos. Los primeros años del siglo XXI han marcado una verdadera regresión", dijo Hessel el pasado sábado cuando se dirigió al grupo llamado The Elders (Los notables), formado por personalidades de la talla de los surafricanos Nelson Mandela y Desmond Tutu, la ex presidenta de Irlanda Mary Robinson, el ex secretario general de la ONU Kofi Annan, o el propio Jimmy Carter.

Sarkozy reconoce que hace 10 años era optimista "pero hoy ya no lo soy"

"La regresión ha golpeado a países sobre los que teníamos confianza, como EEUU, o Israel, que se comporta desde hace años de un modo que viola los derechos más elementales y la legalidad internacional", recalcó Hessel.

Casi todos los líderes se reúnen en París, el lugar donde se firmó la declaración hace 60 años coinciden, en esa visión.

Los años 90 vieron la caída del muro de Berlín, el fin del apartheid en Suráfrica, o la creación de un sistema de justicia internacional capaz de juzgar atrocidades y que tiene en la Corte Penal Internacional su máximo exponente. La primera década del siglo XXI, sin embargo, ha estado marcada por las consecuencias de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Washington y Nueva York.

El discurso francés

El presidente de la Corte Internacional reclama procesar al sudanés Al Bashir

En su discurso, el presidente francés, Nicolás Sarkozy, recordó que cuando se celebraron los 50 años de la Declaración "había motivos para ser optimistas. Hoy no". Según Sarkozy, "los derechos humanos experimentan más regresión que avances".

Hasta París también se desplazó el fiscal del Tribunal Penal Internacional, Luis Moreno Ocampo, que recordó que en breve los jueces decidirán si procesan o no, tal y como Ocampo ha pedido, al presidente de Sudán, Omar Al Bashir, por crímenes de guerra y contra la humanidad. "El Consejo de Seguridad debe ser coherente", dijo en referencia al órgano que le encargó investigar los crímenes en Darfur. "Bashir debe ser juzgado", concluyó.