Archivo de Público
Martes, 9 de Diciembre de 2008

Multa de 100 euros por beber un refresco en la calle

Dos jóvenes sevillanos son sancionados por la Policía local en virtud de la ley antibotellón

FRANCISCO ARTACHO ·09/12/2008 - 21:44h

Laura León - Pablo y Manuel, donde fueron multados, sostienen la denuncia.

La Policía de Sevilla ha multado a dos jóvenes por beber refrescos a las nueve y media de la noche en una céntrica plaza de la capital hispalense, según se refleja en la propia denuncia remitida la semana pasada a los sancionados.

Las multas, cada una de 100 euros, fueron impuestas en aplicación de la llamada ley antibotellón, polémica norma autonómica aprobada hace dos años sólo con los votos del PSOE y que prohíbe beber en la vía pública cualquier líquido, incluido agua.

En el momento de imponer la multa, los agentes se incautaron de los dos refrescos, tal y como consta en la notificación que han recibido Manuel Domenech, de 32 años, y Pablo Gastalver, de 31. Ambos estaban el pasado 10 de noviembre con tres amigos más en la Alameda, antiguo lugar de botellón, donde la presencia policial es constante desde la entrada en vigor de la ley.

"Les dijimos que sólo eran refrescos, pero nos pidieron el DNI y nos multaron"

Según los jóvenes, dos agentes municipales se acercaron y les informaron de que estaban cometiendo una infracción. "Les dijimos que sólo eran refrescos, pero nos pidieron el DNI y nos multaron", explica Manuel, quien, estupefacto, vio cómo los agentes intervenían las dos botellas. El hecho denunciado es "permanecer y concentrarse en unión de personas consumiendo bebidas".

Respuesta municipal

El Ayuntamiento, preguntado por Público, se aferra a la literalidad de la ley, que no distingue entre bebidas, para defender la sanción y asegura que "debe velar por el respeto al derecho al descanso de los vecinos". Sin embargo, uno de los jóvenes multados asegura que no le consta que éstos se quejaran y añade que, incluso, uno de ellos se acercó para defenderlos, explicando a los agentes que "ese no era el problema del botellón".

El Ayuntamiento olvida otra de las patas de la ley, el acondicionamiento de zonas alternativas para beber, los conocidos como botellódromos. Ante el retraso, la respuesta oficial es: "Estamos trabajando en ello".

Varios juristas consultados consideraron la multa contraria al espíritu de la norma, que es también evitar la "ingesta de alcohol y otros hábitos poco saludables", según explica en el preámbulo. La ley andaluza es la "más restrictiva" y la única que prohíbe el consumo de cualquier bebida en la calle, sea o no alcohólica, según un informe jurídico realizado por la Asociación 17 de Marzo, un grupo de juristas que vela por la defensa de los derechos individuales y colectivos.

Multa por romper el silencio

Manuel y Pablo, que recurrirán la sanción, se preguntan si la Policía actuará igual "en la plaza de la Catedral con los turistas que estén bebiendo un refresco". El Ayuntamiento responde que "trata de atender los requerimientos de los ciudadanos de los entornos más afectados".

En los últimos meses, la asamblea La calle es de todos ha recogido denuncias similares: una de ellas, la sanción a tres mujeres "por hablar en el silencio de la noche".