Archivo de Público
Martes, 9 de Diciembre de 2008

Niños británicos no comen suficiente fruta y verdura: estudio

Reuters ·09/12/2008 - 17:04h

Por Will Boggs

Los niños de las escuelas primarias de Gran Bretaña hacen suficiente actividad física, pero no consumen las porciones diarias recomendadas de frutas y verduras.

"Los niños de entre 9 y 10 años no están consumiendo la suficiente cantidad de frutas y verduras a pesar de la difusión generalizada de la necesidad de comer cinco porciones por día", dijo a Reuters Health el doctor Simon J. Griffin, de la Unidad de Epidemiología de la Oficina de Investigación Médica en Cambridge.

"Aún así, serían razonablemente activos según las guías disponibles. Pero esas guías subestimarían la cantidad de actividad física que necesitan los niños", agregó.

El equipo dirigido por Griffin analizó los niveles de actividad física y los patrones alimentarios de más de 2.000 niños de entre 9 y 10 años.

Las niñas que participaron en el estudio pesaban más, tenían menos masa magra y más masa grasa, el índice de masa corporal y el porcentaje de grasa eran más altos y eran más propensas a tener sobrepeso u obesidad que los varones.

Casi el 70 por ciento de los niños cumplían con las guías nacionales de actividad física.

Los varones hacían más ejercicio y pasaban más tiempo en actividades moderadamente fuertes que las mujeres, señalaron los autores. La proporción de varones que cumplía con las guías era mayor que la de mujeres.

Poco más de la mitad de los niños (el 56,8 por ciento) dijo que consumía por lo menos una porción de frutas y menos de la mitad (el 49,9 por ciento) manifestó que comía verduras todos los días.

Un 41,3 por ciento de los niños consumía por los menos una porción de frutas y una de verduras por día.

El porcentaje de niños que comía frutas y vegetales aumentaba a medida que crecía el nivel socioeconómico, pero el consumo diario de frutas y verduras no estuvo asociado con el cumplimiento de las recomendaciones de actividad física.

"Queremos identificar los factores asociados con la alimentación y la actividad física para poder desarrollar intervenciones y sugerir políticas de promoción de los hábitos saludables y luego evaluar la efectividad de esas intervenciones", dijo Griffin.

FUENTE: BMC Public Health, 14 de noviembre del 2008