Archivo de Público
Martes, 9 de Diciembre de 2008

Ramos se encuentra los mismo problemas que en el Tottenham

Juande Ramos llega al Real Madrid pero tendrá que lidiar con una situación parecida a la que se encontró en Londres. ¿Será el técnico manchego capaz de sacar adelante al equipo blanco?

DANIEL DEL PINO ·09/12/2008 - 13:38h

Juande Ramos se ha convertido este mediodía en nuevo entrenador del Real Madrid tras las declaraciones de Bernd Schuster el pasado domingo al término del encuentro contra el Sevilla. El alemán dijo que era "imposible" ganar al Barcelona el próximo sábado en el Nou Camp porque los azulgrana están arrasando. El director deportivo, Pedja Mijatovic, harto de los desvaríos del entrenador, decidió destituirle.

¿Es Juande la solución para sacar al Madrid de la profunda crisis en la que se encuentra y contrarrestar el juego del Barça? En otras circunstancias puede. Pero el técnico manchego se va a encontrar exactamente con los mismos problemas con los que se ha encontrado Schuster en 14 partidos de Liga y con problemas parecidos a los que se encontró en su año de entrenador en Londres.

Mala planificación

Tras un paso estelar por el Sevilla, con el que Juande tocó techo ganando dos copas de la Uefa, una Supercopa de Europa y una Supercopa española, llegó a Londres para hacerse cargo del Tottenham Hotspurs.

Juande Ramos va a encontrarse con los mismo problemas que en el Tottenham

Juande hizo honor a su fama de entrenador de éxito ganando la Carling Cup contra el Chelsea a los cuatro meses de aterrizar en White Hart Lane. Sin embargo, después el equipo pasó sin pena ni gloria y terminó en la décima posición ganando nada más que dos encuentros en la segunda parte de la temporada. Uno de ellos fue un 5-2 al Arsenal, que unido a la victoria en la Carling ante el Chelsea hizo pensar a los seguidores que los Spurs volverían a hacerse fuertes en la esfera futbolística londinense.

No fue más que un espejismo. La mala planificación del director deportivo Damien Comolli en el verano sembraron las dudas en el equipo. Robbie Keane y Dimitar Bérbatov salieron a pesar de la oposición de Juande y, sin tiempo para fichar recambios de garantías, llegaron las improvisaciones.

Comolli desmanteló la delantera del equipo vendiendo también a Defoe. Darrent Bent quedaba como único delantero de los Spurs, por eso el club hizo un esfuerzo en traer a hombres de ataque. Llegaron Luka Modric, Giovanni Dos Santos, Pavlyuchenko y David Bentley. Sin embargo, Juande tuvo que trastocar el 4-4-2 que llevaba empleando desde 2007 para pasar a un 4-5-1. Tras ocho partidos el equipo sólo había conseguido dos puntos y Daniel Levy, el presidente del club decidió prescindir de Juande justo cuando empezaba a chapurrear inglés.

Todas esas bajas y altas de última hora obligaron a Juande a montar un equipo nuevo con una forma de juego nueva y a hacer experimentos con las alineaciones para tratar de darle al equipo una identidad. No sólo no lo consiguió, sino que lo que hizo fue desquiciar a los jugadores.

Lío en el vestuario

El primero en rebelarse fue el joven Bentley, extremo derecho criado en la cantera del Arsenal al que se empeñó en colocarlo en la izquierda. Bentley fue una apuesta personal de Juande, pero los pocos efectivos con los que contaban los Spurs para las bandas le hizo cambiar su posición natural, afectando gravemente a su rendimiento. Bentley se quemó porque Capello dejó de convocarle con la selección y tomó por costumbre el despacharse agusto en los medios: "No sabemos a qué jugamos, ni cómo tenemos que movernos. La temporada del Tottenham está siendo una mierda", dijo después de perder 2-0 contra el Udinese en la Uefa.

Ramos tuvo que improvisar y acabó desquiciando a los jugadores con sus cambios

Como el fichaje estrella fue Pavlyuchenko, Ramos decidió retrasar la posición del único delantero que le había rendido en la pretemporada, Darren Bent (13 goles en ocho partidos), para dejar al ruso pegándose con las defensas de la Premier. Los jugadores se le acumularon en el centro y otro de sus fichajes estelares, el croata Luka Modric, que deslumbró a medio mundo en la Eurocopa, pasó a la derecha, dejando al equipo vendido sin un conductor de juego. También tras el partido contra el Udinese, Modric se soltó la lengua: "Yo he hecho todo lo que he podido, pero estoy completamente solo en el centro del campo".

La defensa del Tottenham también hizo aguas por la expulsiones y las lesiones. Además, Ramos decidió dejar fuera del once en la mayoría de los partidos al capitán Ledley King, lo que acabó por trastocar al equipo. El único aliado que encontró Ramos dentro del vestuario fue el ex madridista Jonathan Woodgate. "Estamos a muerte con el entrenador. Ramos es la persona adecuada para sacar al equipo adelante", dijo una semana antes de que le despidieran.

Paralelismo

Obviamente, el Real Madrid no es el Tottenham, pero hay varias circunstancias similares en ambos equipos que ponen en entredicho la capacidad de Juande para sacar adelante la temporada. Por un lado, el equipo blanco, empeñado el pasado verano en fichar a toda costa a Cristiano Ronaldo, no se ha reforzado más que con Van der Vaart y la reciente contratación de Huntelaar. Por otra, las lesiones. Ayer mismo se conoció que Diarra estará de seis a nueve meses de baja, los mismos que Ruud Van Nistelrooy. Y a estos dos, hay que sumarles las lesiones de Sneijder, Drenthe, Pepe, Torres, Heinze, Metzelder y De la red. Lo que significa que tanto la defensa como el centro del campo del Madrid se encuentra en un estado lamentable.

Juande, ante las bajas y los problemas, no fue capaz de hacer del Tottenham un equipo ganador. Lo único que hizo que en Londres se confiara en él fue la goleada al Arsenal y la victoria en la final de la Carling contra el Chelsea. Puede que si el Real Madrid lo ficha para ganar a un eterno rival, entonces tenga lo que busca. Si es para algo más, habrá que ver si Ramos ha madurado tras su experiencia en Inglaterra.