Archivo de Público
Martes, 9 de Diciembre de 2008

Un parado intenta vender su cuerpo para pagar la hipoteca

La organización de la muestra 'Érase una vez... el cuerpo humano', una exposición con cadáveres reales conservador por plastinación, rechaza la propuesta, de 220.865 euros, por "inviable"

EFE ·09/12/2008 - 12:37h

Un parado residente en Getafe (Madrid) ha ofrecido a la organización de la muestra "Érase una vez...el cuerpo humano" vender su cuerpo para que, una vez fallecido, lo utilicen en futuras muestras, a cambio de que paguen su hipoteca, que asciende a 220.865 euros, una oferta que han rechazado por "inviable".

En la exposición, que se celebra en Pamplona, se exhiben cuerpos reales y conservados por "plastinación". El director de la exposición "Érase una vez... el cuerpo humano, Jesús Ferreiro, ha explicado que se ha sorprendido "mucho" con lo ocurrido, porque nunca antes habían tenido una oferta de este tipo.

El interesado está en paro y necesita pagar la hipoteca, que asciende a 220.865 euros

El interesado en vender su cuerpo es L.B.J., de 42 años, de nacionalidad dominicana y residente en Getafe desde hace seis años, que actualmente se encuentra en el paro, quien tras conocer a través de los medios de comunicación la exposición decidió mandar un email a la organización para ofrecerles su cuerpo para que, una vez fallecido, lo utilizasen para futuras muestras.

A cambio, L.B.J. pedía que le pagaran una cantidad de 220.865 euros, para poder hacer frente a su hipoteca, que él ahora no puede afrontar por encontrarse en el paro, según se recoge en el texto que les envió.

Cuerpos procedentes de China

Ferreiro ha explicado que todos los cuerpos y órganos que se exponen en "Érase una vez...el cuerpo humano", son reales y conservados mediante "plastinación" y provienen de China, ya que es el único país cuya legislación permite que se utilicen los cuerpos donados para tal fin.

La exposición muestra cuerpos reales conservados por plastificación

El proceso se lleva a cabo en la Universidad de Chungquin (China) mediante la retirada de agua y sangre de los miembros, a los que después se les inyecta silicona.

De todo esto le han informado a L.B.J., quien, según ha afirmado Ferreiro, se encontraba "avergonzado" por haber realizado la curiosa oferta, y aunque al principio se mostró reacio a que se diera a conocer lo ocurrido, al final ha aceptado, aunque sin que se dé a conocer su identidad completa.