Archivo de Público
Lunes, 8 de Diciembre de 2008

Pendientes de un trámite rápido para los 8.000 millones

Las constructoras piden liquidez para poder anticipar el dinero de las obras

SUSANA R. ARENES ·08/12/2008 - 23:32h

La lluvia de 8.000 millones de euros anunciada por el Gobierno para que los Ayuntamientos promuevan pequeñas obras que creen más empleo sólo tiene una pega. Según las constructoras, si los municipios tardan en presentar y tramitar los proyectos, el remedio para reducir las colas del paro no servirá de mucho, señalan diversas fuentes del sector.

Por un lado, el hecho de que cada proyecto no pueda pasar del tope de cinco millones de euros, debería ayudar a una mayor agilidad en la tramitación. Aunque algunos directivos de constructoras proponen que puedan beneficiarse del plan también proyectos ya aprobados, no sólo los nuevos, precisamente para darles celeridad.

Una de las mayores preocupaciones de las constructoras, que están llamadas a mitigar el desempleo de otros sectores, es la falta de liquidez para continuar con el día a día. Por su forma de trabajar, necesitan las líneas de préstamos y pólizas de crédito para tener el dinero que anticipan a fin de empezar una obra porque cobran a más de 190 días actualmente.
Diversas fuentes del sector protestan porque la banca también está cerrando el grifo a estas empresas, que no tienen que ver con las inmobiliarias para las que trabajan en las obras de edificación. Y estas restricciones se dan a pesar de la fiabilidad de pago que, a priori, tienen los principales clientes de las constructoras: las administraciones públicas.

La última de las patronales que ha reclamado una mejora de estas condiciones financieras es Aerco, que agrupa al mayor número de constructoras, la mayoría con fuerte peso regional. Esta asociación “considera aconsejable que desde el Gobierno se articulen medidas que mejoren el activo circulante” de estas empresas para que las obras “puedan iniciarse con la agilidad requerida”.

Otra preocupación es la caída de las obras públicas que han salido a concurso este año, justo cuando desde el Gobierno se ha prometido un impulso. El conjunto de obras del Estado, CCAA y ayuntamientos se redujo un 18% entre enero y octubre, en comparación con el mismo periodo de 2007, según los datos de la patronal de las grandes del sector, Seopan.

Las licitaciones del Estado sufrieron el mayor retroceso, del 34%, aunque si se elimina el efecto de los concursos para reformar las autovías más antiguas que en 2007 sacaron 5.738 millones en obras, el descenso sería del 6%. Antes del cierre del año, las constructoras esperan obras estatales por más de 2.000 millones para llegar al compromiso estatal de 15.400 millones en 2008.

La esperanza puesta en las CCAA 

Los Gobiernos regionales, en tiempos de bonanza y con gran alegría de ingresos vía impuestos ligados a la venta de pisos, han desarrollado una fuerte actividad inversora en infraestructuras. La ingente deuda que han acumulado, precisamente por esta inversión, algunas CCAA, como Madrid, País Valenciano o Catalunya, hacen temer que se seque una vía para sacar más obras que tiren de la economía y repercutan en el empleo.Hasta ahora, no ha habido una reducción en la inversión en obras. De hecho, hasta octubre, las comunidades autónomas destinaron 11.266 millones de euros a concursos de obra pública, un 4% más que hace un año. Esto supone 474 millones menos de lo licitado por el Ministerio de Fomento, el más inversor, frente al de Medio Ambiente y el resto. Queda por ver si los esfuerzos de las CCAA por ajustarse el cinturón no pasan factura a la construcción.