Archivo de Público
Lunes, 8 de Diciembre de 2008

La UE acabará con las bombillas incandescentes en 2012

Se fija un plazo progresivo para evitar el desabastecimiento inmediato en Europa

DANIEL BASTEIRO ·08/12/2008 - 21:14h

La luz que Edison encendió para el mundo a finales del siglo XIX tiene los días contados. La Unión Europea aprobó este lunes jubilar las bombillas incandescentes, cuya tecnología apenas ha variado en las últimas décadas, en favor de las halógenas y fluorescentes.

Así lo decidió este lunes en Bruselas un comité de expertos de los 27 países de la UE. El objetivo es evitar el alto consumo energético de las bombillas incandescentes y posibilitar el ahorro de entre 25 y 50 euros de media en las familias europeas, según datos de la Comisión.

Con la nueva regulación, la UE se suma a otros países que ya han decidido prohibir las bombillas incandescentes, entre ellos Australia, Estados Unidos o Cuba.

La UE fija un plazo progresivo de tres años hasta dejar de comercializar estas bombillas, para convertir en gradual la transición y evitar el desabastecimiento. Sin embargo, la medida podría acarrear la pérdida de 3.000 puestos de trabajo en fábricas de Polonia y Hungría.

Según Ferrán Tarradellas, portavoz de Energía en la UE, estos puestos de trabajo podrían ser absorbidos por la innovación en el sector. El ahorro, cifrado por los expertos de la Comisión entre 5.000 y 10.000 millones de euros al año, favorecerá la reducción en las emisiones de CO2 en 15 toneladas anuales. “Esta medida sin precedentes da una señal clara en cuanto al compromiso de la UE de alcanzar sus objetivos en materia de eficiencia energética y de protección del clima”, aseguró el comisario de Energía, Andris Piebalgs, consciente de que en Bruselas se ultiman los últimos detalles de la reforma legislativa que colocará a la UE a la cabeza en la lucha contra el cambio climático.

Tras las incandescentes, los europeos podrán elegir entre las bombillas halógenas o fluorescentes compactas, lo que hará posible un ahorro energético de hasta el 75%. La industria europea trabaja en la innovación en estas bombillas, que cuestan entre 2 y 10 euros (lejos de los 60 céntimos de media de las incandescentes), para permitir un encendido inmediato y una iluminación menos gradual.