Archivo de Público
Martes, 9 de Diciembre de 2008

Los jueces toman la informática como herramienta de protesta

Un correo electrónico centraliza las quejas de la carrera judicial en su conflicto con el Gobierno

ÁNGELES VÁZQUEZ ·09/12/2008 - 08:00h

EFE - Jueces y secretarios protestan por el caso Tirado el pasado 21 de octubre.

Una dirección de correo electrónico, en funcionamiento desde 2004, se ha convertido en un instrumento fundamental en el conflicto que los jueces mantienen con el Gobierno por la situación en la que se encuentra la Justicia.

Unos 3.500 jueces y magistrados de los 4.700 que podrían tener acceso (contando eméritos y sustitutos) están dados de alta. Pese a llevar años en marcha, sus días de gloria han llegado con el Movimiento 8 de octubre. Un mail, llegado a las 0.43 horas de ese día a todos los jueces, hizo que muchos, que hasta entonces habían ignorado la dirección poderjudicial.es, se decidieran a utilizarlo. Las solicitudes de alta se dispararon en el Centro de Documentación Judicial. Y en los diez primeros días el sistema estuvo a punto de colapsarse: llegó a albergar ocho millones de mensajes, porque cada uno era remitido a toda la carrera judicial y arrastraba los enviados con anterioridad.

Unos cien tras el Pleno

Desde que el sobrino del juez Tirado enviara el mensaje que criticaba las "injerencias" del Gobierno sobre la multa que debía serle impuesta a su tío por el caso Mari Luz, los jueces se han acostumbrado a no dejar pasar un día sin revisar el correo electrónico. Entre otras razones, porque luego es imposible hacerlo, lo que ha llevado a algunos magistrados a dejar de consultarlo.

En los primeros días llegaban 500. Tras el último Pleno del Consejo General del Poder Judicial hubo un centenar. La mayoría comentaban las palabras de la portavoz del órgano de Gobierno de los jueces, Gabriela Bravo, en relación al anuncio de huelga para el 18 de febrero realizado por las Juntas de Jueces de Murcia y Extremadura.

La respuesta en el correo al anuncio del Consejo de actuar contra los que secunden la huelga consistía en autosumarse a la convocatoria. Otros discutían la legalidad de la medida propuesta, que es un derecho no regulado para la carrera judicial. Tampoco faltaban, como siempre que interviene Bravo, comentarios relativos a que la portavoz del órgano de gobierno de los jueces es fiscal y no magistrada.

Juntas coordinadas

Cualquier noticia relacionada con la Justicia es comentada por los magistrados a través de su correo. De hecho, las juntas de jueces celebradas los días 21 de cada mes desde octubre y que volverán a repetirse en enero, no habrían funcionado sin esta convocatoria espontánea, que ha superado con creces la capacidad de respuesta de las asociaciones judiciales, aunque alguna, como Jueces para la Democracia, utiliza ya este sistema para hacer públicos sus comunicados.

Además de para intentar coordinar los órdenes del día de las juntas celebradas casi simultáneamente en toda España, el papel jugado por las asociaciones judiciales ha sido uno de los asuntos más discutidos. Mientras que el portavoz de JpD, Miguel Ángel Gimeno, señalaba que este "instrumento de comunicación" permitía la creación de "líderes comarcales" que hacían "propuestas imposibles" con "manifestaciones escasamente fundadas y muy agresivas", Antonio García, de la Asociación Profesional de la Magistratura, invitaba a los críticos a afiliarse y comprobar cómo trabajan las asociaciones. Añadía que participan en todas las reuniones convocadas con Justicia y el CGPJ para tratar de encontrar soluciones al "malestar generalizado" que existe en la carrera judicial.

Calamita, sin apoyos

El anárquico sistema de comunicación permite el debate de cualquier asunto, aunque algunos no tienen éxito. El juez Ferrín Calamita, que está siendo juzgado por obstaculizar la adopción de una niña por una pareja de lesbianas envió un mail calificando su juicio de político y criticando que nadie haya salido a defenderle, por no estar asociado. Sólo recibió algún mensaje preguntando por su caso. El siguiente volvía a hablar de huelga.