Archivo de Público
Domingo, 7 de Diciembre de 2008

El asesinato de un joven sume a Grecia en el caos

Un policía ha sido detenido, acusado de "asesinato intencionado" del joven. Los disturbios continúan en diversas ciudades griegas. Una masiva manifestación en Atenas se salda con nueve heridos y numerosos daños

AGENCIAS/PÚBLICO.ES ·07/12/2008 - 09:12h

Desde anoche Grecia se encuentra gobernada por la violencia, el fuego y el caos. La muerte del joven de 16 años Alexandros Grigoropulos, presuntamente a manos de un policía ha provocado la reacción de miles de ciudadanos y la réplica excesiva por parte de las fuerzas de seguridad griegas. Ni la noticia de la detención del policía que presuntamente mató al joven, acusado de "asesinato intencionado y uso ilegal de arma", ha calmado los ánimos.

Epaminondas Korkoneas, de 37 años, y su compañero Vassilis Saraliotis, de 31 años, los dos agentes de la Policía implicados fueron detenidos hoy para tratar de apaciguar la situación. El primero fue acusado por la fiscalía de "asesinato intencionado y uso ilegal de arma" y el segundo de "colaboración en asesinato". Ambos comparecerán ante la Justicia para ser interrogados el próximo miércoles.

Hasta el momento, hay 24 agentes de la Policía heridos y seis personas arrestadas, cinco de ellas acusadas de robo en las tiendas que asaltaron y una sexta por posesión ilegal de arma de fuego.

El balance de daños como consecuencia de las violentas protestas es desolador: 31 establecimientos comerciales, 9 entidades bancarias y 25 coches, cinco de ellos de la Policía, han sido completamente destruidos por los millares de protestantes que participan en las revueltas sólo en Atenas, a los que se suman la decena de bancos, tiendas y comisarías de las Fuerzas de Seguridad que han sido atacadas en Tesalónica.

Nueve heridos y graves disturbios en Atenas

 Pero hoy lejos de amainar la tempestad, las protestas y los disturbios han continuado y se han extendido a otras ciudades griegas. En una masiva manifestación en Atenas ha derviado en violentos disturbios que han dejado nueve personas heridas.

El director del Centro de Asistencia Medica (EKAB), Panos Efthasiadis, declaró a la emisora ateniense Alpha que de momento se registraron nueve heridos, uno de ellos de una cuchillada, en la marcha de más de 10.000 personas.

Miles de ciudadanos se volcaron a las calles atenienses y grupos de jóvenes radicales, muchas veces encapuchados, quemaron y destruyeron a pedradas tiendas, bancos y automóviles.

El humo de los gases lacrimógenos y de los pequeños incendios tiñe de gris Atenas

Las fuerzas del orden han reaccionado con extrema violencia en su esfuerzo por dispersar a los manifestantes, que continuaron sus acciones a lo largo de la jornada, sin miras a que se imponga la calma en la capital griega. "El humo y los gases tapaban los rayos del sol", declaró uno de los cientos de periodistas que presenció la marcha.

Varios ciudadanos que viven hasta unos 15 kilómetros alejados del centro de Atenas dijeron que pueden oler los gases lacrimógenos y el humo de las barricadas. "Nunca he visto tal cosa. Es como si estuviésemos en guerra", comentó un testigo presencial a la emisora Alpha.

Mientras, varios grupos de radicales seguían hoy refugiados en la Politécnica de Atenas, lugar donde se inicio el levantamiento estudiantil en 1973, que marco la caída de la Junta Militar griega (1967-1974). El presidente heleno, Carolos Papulias, señaló que "la muerte del joven es una herida al Estado de Derecho".

Agrio debate político

El partido de Izquierda SIRIZA acusó a las autoridades de la violencia desatada, en una declaración donde denuncia que "la policía dispara y mata a un niño sin ninguna disculpa, como si el país se encontrara en guerra".

El mayor partido de la oposición, el socialista PASOK, pidió la dimisión del liderazgo político del ministerio del Interior, pero ésta, tras ser presentada esta madrugada por el titular de esa cartera, Prokopis Pavlopulos, y el viceministro, Panos Hinofotis, fue ya rechazada por el primer ministro, Costas Caramanlis.

Una protesta anarquista, origen de los disturbios

Los hechos que han provocado esta ola de violencia se remontan a la noche del sábado, durante una de las protesta de grupos anarquistas que se producen cada cierto tiempo en Grecia y que siempre culminan con ataques a entidades bancarias y establecimientos comerciales. Algunos analistas creen que esta 'resistencia' anarquista, que tiene su bastión en el barrio ateniense de Exarchia, proviene de los movimientos que surgieron durante la dictadura militar que dominó Grecia entre 1967 y 1974. Tras sembrar el caos, los grupos de la izquierda radical suelen refugiarse en la Universidad, donde, según la ley, la Policía no puede entrar.

La versión del agente, de la Policía y de los testigos sobre la muerte del chico no coinciden

A las 20.00 horas del sábado, los acontecimientos se precipitaron. Un grupo de jóvenes atacó un furgón de la Policía en Atenas en el barrio de Exarchia en medio de una de esas revueltas anarquistas. Uno de los agentes del furgón respondió lanzando una granada de humo, y otro de ellos realizando tres disparos de advertencia, según informó posteriormente la Policía griega. La versión del agente es que realizó dos disparos al aire y el tercero al suelo. Habría sido esa bala la que impactó en el pecho de Andreas Grigoropulos, de 15 años de edad, y la que le provocó la muerte horas después en el Hospital.

La batalla campal que vivió Atenas esa noche se convirtió entonces, tras divulgarse la noticia de la muerte del menor, en una oleada de violencia que se extendió a distintos puntos del país, como la ciudad de Tesalónica, el Noreste de Grecia, Komotini e Ioannina, al Norte, y la isla de Creta.

Según la Policía, los dos agentes no tuvieron más remedio que responder a los atacantes cuando les lanzaron piedras y cócteles molotov, y la muerte del menor habría sido un accidente. Sin embargo, según los testigos presenciales, el policía que efectuó los disparos lo hizo a sangre fría y apuntando directamente al menor.