Archivo de Público
Viernes, 5 de Diciembre de 2008

Miles de personas piden el fin de ETA en Azpeitia

La marcha concluyó con un comunicado en el que se mostró solidaridad con la familia de Uria y se agradeció el "tesón" de los empresrios

EUROPA PRESS ·05/12/2008 - 22:30h

Dos hermanos de Ignacio Uría, Imanol y José María, y una de sus hijas, Jaione, abren la manifestación.

Varios miles de personas se manifestaron por las calles de la localidad guipuzcoana de Azpeitia para condenar la muerte del empresario Ignacio Uria, asesinado el miércoles por ETA, tras una pancarta con el lema 'ETA Kanpora' (ETA fuera) que portaban dos hermanos y una hija del fallecido, así como concejales del municipio de PNV, EA y Aralar.

Tras la manifestación convocada por el Gobierno vasco, Diputación foral de Guipúzcoa, Eudel, Confebask y Adegi, se dio lectura a un comunicado en el que se mostró "solidaridad a todos los empresarios vascos", a quienes se trasladó el agradecimiento de "toda la sociedad vasca por su trabajo y tesón".

"En primer lugar queremos decir, alto y claro, 'ETA kanpora'. En segundo lugar, queremos mostrar nuestra solidaridad a todos los empresarios vascos y agradecerles en nombre de toda la sociedad vasca su trabajo y su tesón. En tercer lugar queremos hacer llegar a la familia, amigos y compañeros de Ignacio Uria nuestra condolencia y solidaridad. Vuestro dolor es nuestro dolor, el dolor de la sociedad, el dolor del pueblo", señaló.

Una vez concluida la lectura del comunicado, a cargo del periodista Pedro García Larragán, se guardó un minuto de silencio en homenaje a Uria, al responsable de una de las empresas que trabaja en la construcción de la conocida como 'Y vasca'.

La marcha, que fue convocada el mismo día del atentado, partió a las nueve menos cuarto de la noche tras una pancarta con el lema 'ETA kanpora' que portaban dos hermanos del fallecido, Imanol y José Mari Uria, así como su hija, Jaione, y concejales del municipio de PNV, EA y Aralar.

En un segundo término se situaron el lehendakari, Juan José Ibarretxe, la ministra de Fomento, Magdalena Alvarez, la titular de Innovación, Cristina Garmendia, la consejera vasca de Transportes, Nuria López de Gereñu, el diputado general de Guipúzcoa, Markel Olano, o la portavoz del Gobierno vasco, Miren Azkarate.

También se sumaron los socialistas Leire Pajín y Patxi López, el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, el presidente del GBB, Joseba Egibar, el coordinador de EB, Javier Madrazo, el dirigente de EA, Rafa Larreina, la portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, el presidente del PP del País Vasco, Antonio Basagoiti, el coordinador general de Aralar, Patxi Zabaleta. Junto a todos ellos, tomó parte una amplia representación de Confebask y sus organizaciones territoriales encabezadas por el presidente, Miguel Lazpiur, y el de Adegi, Eduardo Zubiaurre.

Durante todo la marcha, había gente en las aceras para irse sumando en la manifestación, mientras que, por otra parte, en un punto de del recorrido, a unos 200 metros del Consistorio, en el interior de un pequeño local se exhibían fotografías de reclusos de la organización terrorista.

El lugar de inicio de la manifestación, la Plaza Pérez Arregi, se encuentra junto a la parroquia de la localidad, en la que se celebró el funeral por el fallecido, oficiada por el obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte. La convocatoria de la marcha, a la que asistió la hija de Isaias Carrasco, el edil del PSE-EE asesinado por ETA, concluyó, tras recorrer varias calles de la localidad con lluvia intermitente, en la Plaza del Pueblo, cerca de una hora después de su inicio.

La familia del fallecido, al margen de los dos hermanos y la hija que portaban la pancarta, participó mientras tanto en el entierro de Ignacio Uria celebrado en la intimidad.