Archivo de Público
Viernes, 5 de Diciembre de 2008

El ladrillo llega a la décima suspensión de pagos

Global, accionista de Colonial, pide concurso de acreedores. La inmobiliaria deberá indemnizar a su ex presidente. Tres filiales de Inbesòs también caen

 

SUSANA R. ARENES ·05/12/2008 - 23:19h

SUSANA R. ARENES - Sede de la inmobiliaria Colonial en Barcelona.

Las suspensiones de pagos provocadas por la crisis inmobiliaria inundan los juzgados. Ya va el décimo gran concurso de acreedores (como se llama ahora la suspensión de pagos). Ayer pidió entrar en concurso un accionista de la inmobiliaria Colonial, Global Cartera de Valores, una sociedad instrumental que tiene el 5,9% de la inmobiliaria y que es propiedad de los promotores Domingo Díaz de Mera e Ignacio Barco, además de estar participada por Caja Castilla-La Mancha y Caja Duero.

La razón es que Global Cartera no puede pagar antes del 10 de diciembre los 68 millones que debe a otra promotora, Reyal Urbis, por una participación en Colonial que compró en diciembre de 2007, antes del declive de esta inmobiliaria. Si hay un acuerdo con Reyal, Global Cartera que tenía 100 millones de fondos propios en 2006 y ninguna actividad, según consta en el Registro Mercantil podría retirar su petición de concurso.

Mientras, Colonial sigue de juicios. El juzgado de lo Social número 10 de Madrid obligará a la empresa, que desde abril controlan La Caixa, Banco Popular y otras cajas, a indemnizar a su ex presidente, Mariano Miguel Velasco, con 1,462 millones de euros. Cuando acabe este proceso, que Colonial recurrirá ante el Tribunal Superior de Madrid, la inmobiliaria afrontará una nueva demanda civil en la que el ex gestor de Colonial reclamará la totalidad de la indemnización, que ronda los 4 millones, según fuentes jurídicas. Colonial tiene otra demanda por indemnizaciones que reclaman dos ex directivos de Riofisa, ahora en venta, por 25 millones.

Otra inmobiliaria cotizada, Inbesòs, ha decidido que tres filiales relacionadas con el negocio de golf (Inbesòs Ocio, About Gold y Nalcar) suspendan pagos. Inbesòs tiene una deuda de 637 millones y vale en bolsa 489 millones.

Ayer, el juez confirmó que Tremón entra en concurso de acreedores con 818 millones de deuda, la tercera mayor suspensión de pagos tras la de Martinsa Fadesa y Habitat.

Perjuicio en Metrovacesa

Por otra parte, Metrovacesa confirmó ayer que ha vendido al banco británico HSBC la torre que sirve de sede a la entidad en Londres por 1.000 millones, con lo que cancela un crédito de 950 millones, pero en sus cuentas tendrá un perjuicio de 98 millones.