Archivo de Público
Viernes, 5 de Diciembre de 2008

Los berlineses le cantan "cumpleaños feliz" al oso Knut

El oso polar más famoso del mundo cumple dos años

EFE ·05/12/2008 - 19:49h

AFP PHOTO DDP/MICHAEL GOTTSCHALK - Knut, ha dejado de ser un osito y puede que tenga que abandonar el zoológico alemán que le vio nacer.

Un centenar de ciudadanos se acercaron hoy a las instalaciones del parque zoológico de Berlín para celebrar el segundo aniversario de Knut, el oso polar más famoso del mundo, que hoy cumple dos años de vida.

Tras casi una hora de espera, docenas de berlineses entonaron el cumpleaños feliz al popular plantígrado, que ya pesa 200 kilos, mide 2 metros y medio y hoy ha podido disfrutar de un menú especial: unos croissants y una gran tarta helada a base de verduras.

Sin embargo, la fiesta de este año se ha visto ensombrecida por la polémica surgida en la última semana en torno al futuro de Knut, que en los próximos meses podría decir adiós al zoo que le vio nacer.

En principio, el oso no puede quedarse en Berlín porque el parque ya cuenta con dos familias de plantígrados y no sufragará la construcción de un tercer recinto, cuyo coste asciende a unos 9 millones de euros (11,3 millones de dólares).

Knut, pendiente de respuesta

Sin embargo, los responsables del zoo berlinés han anunciado que seguirán peleando por que el oso se quede entre ellos, para lo cual tendrán que llegar a un acuerdo con el zoológico de Neumünster (norte del país), propietario de los derechos del padre de Knut y, por consiguiente, de él mismo.

Asimismo, el segundo cumpleaños de Knut viene marcado por la ausencia de Thomas Dörflein, su ex cuidador y fiel amigo que se ganó el corazón de millones de berlineses en su papel de "padre adoptivo" del oso.

Dörflein, que murió hace apenas dos meses tras sufrir un paro cardíaco, amamantó con biberón y cuidó al oso polar en sus primeros meses de vida después de que éste hubiera sido repudiado por su madre.

Pese a todo y dependiendo de lo que se decida sobre su futuro, los berlineses podrían terminar festejando un cumpleaños mucho más feliz de lo esperado, de confirmarse finalmente que Knut se queda en casa.