Archivo de Público
Viernes, 5 de Diciembre de 2008

Beber alcohol en el embarazo, aún con moderación, es peligroso

Reuters ·05/12/2008 - 18:31h

Por Anne Harding

Los bebés de mujeres que tomaron aunque sea una sola copa de alcohol por semana durante el embarazo son más propensos a tener síntomas de trastornos de conducta en la adolescencia, publicó la revista Pediatrics.

"Si las mujeres no beben durante el embarazo, pueden ahorrarse muchos problemas futuros. Tener un hijo con un trastorno de conducta es un gran problema", dijo a Reuters Health la doctora Elizabeth R. Disney, de Chase Braxton Health Services, en Baltimore, una de las autoras del estudio.

Los efectos adversos del consumo excesivo de alcohol en el embarazo incluyen, en especial, un conjunto de problemas sociales y cognitivos llamado síndrome de alcoholismo fetal, señaló el equipo dirigido por Disney.

Existe también evidencia de que incluso un bajo nivel de exposición prenatal al alcohol está asociado con agresividad, delincuencia y otras "conductas de exteriorización".

El equipo destacó que las mujeres que beben en el embarazo son más propensas a sufrir esos y otros problemas y tenderían a elegir parejas con los mismos problemas.

Para comprender mejor el papel independiente de la exposición fetal al alcohol durante la gestación, el equipo estudió a 1.252 adolescentes de 17 años y a sus padres, que participaban en el llamado Minnesota Twins Family Study.

El 36 por ciento de los varones y el 10 por ciento de las mujeres tenían síntomas que los calificarían para un "diagnóstico definitivo o probable" de trastorno de conducta.

Esos síntomas incluían robar en las tiendas, ser agresivo con los animales y las personas, iniciar incendios y faltar a clases.

El 31 por ciento de los adolescentes hijos de mujeres que habían bebido por lo menos una copa de alcohol por semana en el embarazo tenía trastornos de conducta, a diferencia del 21 por ciento de los hijos de mujeres que no habían bebido.

Las madres que bebieron alcohol en el embarazo (un 13 por ciento del total, que habían consumido unas tres copas por semana en promedio) eran también más propensas a fumar.

Ambos padres en esas familias eran más propensos a tener conductas de exteriorización.

Pero cuando los investigadores consideraron esos y otros factores que podían causar confusión, hallaron que la exposición prenatal al alcohol estaba independientemente asociada con una cantidad significativamente alta de trastornos de conducta.

Entre las mujeres con alcoholismo diagnosticado, el 44 por ciento de las que habían bebido durante el embarazo tenían hijos con trastornos de conducta, a diferencia del 20 por ciento de las alcohólicas que no habían bebido durante la gestación.

Estos resultados, concluyó Disney, demuestran que las mujeres deben evitar consumir alcohol durante el embarazo. "Ese sacrificio durante los nueve meses de gestación valdrá la pena a largo plazo al tener un hijo adolescente con mejor conducta", añadió la autora.

FUENTE: Pediatrics, diciembre del 2008