Archivo de Público
Viernes, 5 de Diciembre de 2008

Al menos 20 muertos y 80 heridos por la explosión de un coche bomba en la ciudad paquistaní de Peshawar

La Policía ha declarado que la bomba se componía de entre 20 y 25 kilos de explosivos. Tanto el presidente de Pakistán, Asif Alí Zardari, como el primer ministro, Yusuf Razá Guilani, ya han condenado el ataque

EFE ·05/12/2008 - 18:06h

ARSHAD ARBAB/ EFE - Miembros de los servicios de rescate de Pakistán buscan supervivientes tras la explosión del coche bomba en Peshawar.

Al menos 20 personas han muerto y 80 han resultado heridas por la explosión de un coche bomba cerca de una mezquita chií en la ciudad septentrional paquistaní de Peshawar, según una fuente policial citada por el canal privado "Geo TV". El ataque es el primer atentado que se produce en Paquistán tras la masacres de Bombay.

La explosión, que ha causado destrozos en comercios cercanos e incendios en algunas viviendas, tuvo lugar en el barrio de Kucha Risaldar.

El inspector general de Policía de la Provincia de la Frontera del Noroeste (NWFP), cuya capital es Peshawar, Malik Navid Khan, ha declarado al canal que la bomba se componía de entre 20 y 25 kilos de explosivos.

La zona ya ha sido acordonada por las fuerzas de seguridad, mientras que las autoridades han declarado la emergencia en los hospitales de la zona.

Los atentados se han hecho más frecuentes en las últimas semanas en Peshawar, capital de una conflictiva provincia donde el Ejército se enfrenta a diario contra elementos integristas muy vinculados con los talibanes afganos.

 

Un apagón dificulta el rescate

El hospital Lady, que ha confirmado que 16 de los cadáveres han llegado al centro médico, se ha visto colapsado por la cantidad de víctimas que tiene que atender.

Tras la explosión tuvo lugar un apagón en la zona, lo cual dificultó las tareas de rescate y la llegada de las ambulancias.

La explosión causó destrozos en comercios cercanos e incendió algunas viviendas.

El inspector general de Policía de la Provincia de la Frontera del Noroeste (NWFP), cuya capital es Peshawar, Malik Navid Khan, declaró al canal que la bomba, colocada en un vehículo, contenía entre 20 y 25 kilos de explosivos.

La misma fuente, citada esta vez por la cadena "Dawn", descartó que se tratara de un ataque suicida y explicó que la potente explosión formó un gran cráter en la zona.

Tanto el presidente de Pakistán, Asif Alí Zardari, como el primer ministro, Yusuf Razá Guilani, ya han condenado el ataque, según la agencia estatal APP.

Una fuente policial, que situó el número de muertos en ocho, aseguró a APP que el atentado se registró justo frente a un hotel, donde una multitud se agolpaba para comer.

Peshawar, zona conflictiva 

La violencia sectaria también es frecuente en la región tribal de Orakzai, no muy lejos de Peshawar, donde hoy perdieron la vida seis personas y otras cinco resultaron heridas en un ataque suicida.

Un responsable de distrito confirmó a APP la muerte de seis miembros de una tribu en Orakzai, la única de las llamadas "agencias tribales" que no limita con Afganistán.

Esta demarcación no acostumbra a ser escenario de combates entre los integristas y las fuerzas de seguridad paquistaníes, pero sí que se ve azotada a menudo por conflictos sectarios, ya que tiene en su territorio una fuerte presencia chií.

El atentado en Peshawar, capital de una provincia donde la insurgencia talibán paquistaní causa estragos, es el primero en Pakistán después de los ataques terroristas de Bombay de la semana pasada, que costaron la vida a 188 personas.

Nueva Delhi insiste en que los terroristas son paquistaníes y mantiene que el grupo Lashkar-e-Toiba (LeT), que lucha por la anexión de la Cachemira india a Pakistán, es el responsable de los ataques.

Además, ayer numerosos medios indios difundieron filtraciones de los servicios de inteligencia, según las cuales la India tiene pruebas de la implicación de los servicios secretos paquistaníes (ISI) en la planificación del asalto terrorista al corazón financiero de la India.

Las fuentes acusan de estar detrás de los ataques al grupo Jamaat-ud-Dawa, bajo el cual supuestamente se esconde el proscrito LeT, y "rehúsan creer" que el Ejército paquistaní no tuviera conocimiento del plan de los terroristas.

En medio de la escalada de tensión entre ambas potencias nucleares, Islamabad ha reiterado que está comprometida en su lucha contra el terrorismo y que actuará contra cualquier "elemento" paquistaní que se demuestre culpable de los ataques de Bombay, a pesar de que en su propio territorio tiene muchas dificultades para poner freno a los atentados y el extremismo islámico.

Hoy mismo, el jefe del ISI, Ahmed Shuja Pasha, se ha reunido antes del atentado con Guilani para analizar la situación de la seguridad en la región, según un comunicado de la oficina del primer ministro, que no ofreció más detalles.