Archivo de Público
Sábado, 17 de Noviembre de 2007

«Los escépticos ya no podrán negar el calentamiento»

El Nobel de la Paz destaca que todos los ciudadanos deben saber que el cambio climático es un problema grave

M.G. DE LA F. ·17/11/2007 - 21:31h

Marisela Murcia - Rajendra Pachauri, ayer en Valencia.

El presidente del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), el indio Rajendra Pachauri, lucía ayer una amplia sonrisa tras presentar el informe de síntesis sobre el cambio climático dirigido a los políticos, ya que la aprobación fue por consenso y con él queda documentado, por parte de la comunidad científica, la realidad inequívoca del calentamiento global.

El reciente Nobel de la Paz (junto con el resto del IPCC y Al Gore) aseguró que tras este informe no cabe ninguna duda sobre la existencia del cambio climático. “Los escépticos tendrán que pensárselo dos veces antes de negarlo”, dijo en una entrevista concedida a medios españoles. El informe recoge datos de los últimos 20 años elaborados por 450 científicos. “Los resultados son impactantes y evidentes. Todos los gobiernos han aceptado los resultados y entre ellos había algunos escépticos”, explicó.

Las consecuencias pueden ser desastrosas si no se toman medidas. Pachauri ha comprobado in situ que el Ártico se calienta más rápido que el resto del planeta, y que eso entraña riesgos en los ecosistemas y la fauna.

Pachauri reclamó la acción inmediata de los gobiernos, tomando como base el informe científico, y recordó las palabras de su compatriota Gandhi: “Debemos ser el cambio que queremos ver en el mundo”. Pachauri demandó una nueva ética mundial y una responsabilidad individual. La tarea no es fácil, asegura, ya que los países en desarrollo quieren un mayor nivel económico sin que el progreso esté limitado por una imposición en la reducción de emisiones. Los desarrollados, mientras, pretenden mantener su nivel de competitividad y bienestar.

Reducción de emisiones

Pachauri señala que, en un futuro inmediato, los países en vías de desarrollo no van a poder reducir sus emisiones, pero sí apuntó que podrán crecer con un menor uso del carbono y con mayor eficiencia.

El informe publicado ayer coloca la pelota en el tejado de los gobiernos. “Todos los países tienen que comprometerse con acciones comunes para que las emisiones de gases de efecto invernadero sean menores a las 445 partes por millón en 2015. Y a partir de ahí, tienen que bajar”, reclamó.

La responsabilidad individual supone, según el presidente del IPCC, la modificación de hábitos diarios. Hay que dejar el coche en casa y utilizar más el transporte público, cambiar las bombillas por unas más eficientes y bajar el termostato en la calefacción. “El ciudadano tiene que saber que el cambio climático es un problema grave, no sólo para sus hijos y nietos, sino para la generación actual, y hay que tomar medidas individuales”, explicó.