Archivo de Público
Viernes, 5 de Diciembre de 2008

El Supremo decidirá sobre la objeción a la asignatura de Ciudadanía el próximo 26 de enero

Mientras el Tribunal Superior de Andalucía ha reconocido el derecho a objetar contra la asignatura, el de Asturias se ha pronunciado en sentido contrario

EFE ·05/12/2008 - 16:36h

El Tribunal Supremo (TS) se pronunciará sobre el derecho a la objeción de conciencia a la asignatura Educación para la Ciudadanía el próximo día 26 de enero. Este día, el Supremo fallará los recursos presentados a las sentencias de los Tribunales Superiores de Justicia (TSJ) de Andalucía y Asturias.

Según han informado el alto tribunal, el pleno de la Sala de lo Contencioso-Administrativo procederá ese día a la deliberación y fallo de cuatro recursos de casación presentados contra sentencias dictadas por ambos tribunales superiores.

Andalucía vs. Asturias

Mientras el TSJ de Andalucía ha reconocido el derecho a objetar contra la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC), el de Asturias se ha pronunciado en sentido contrario y ha rechazado que exista tal derecho de objeción de conciencia en este caso.

El pasado mes de marzo, el TSJ de Andalucía reconoció a unos padres el derecho a objetar contra EpC por considerar que la asignatura "emplea conceptos de indudable trascendencia ideológica y religiosa como son la ética, la conciencia moral o los conflictos morales".

La Sala de lo Contencioso de ese tribunal basó su decisión en las doctrinas del Tribunal Constitucional y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos para equiparar el derecho a oponerse a esta asignatura con el derecho a la objeción a cualquier asunto que pertenezca al "claustro íntimo de creencias".

Por el contrario, en febrero, el TSJ de Asturias reconoció el derecho del Estado a regular las materias y contenidos de la enseñanza, independientemente de las convicciones morales de cada persona.

Así, el Tribunal Superior de Asturias desestimó los recursos de padres de alumnos que entendían que cursar esta asignatura iba contra su libertad de conciencia y sus convicciones morales.