Archivo de Público
Viernes, 5 de Diciembre de 2008

Tres años y seis meses de prisión para el ultra del Marsella por los incidentes del Calderón

Se enfrentaba a la petición de ocho años de prisión solicitada por el fiscal

AGENCIAS ·05/12/2008 - 15:20h

El Juzgado de lo Penal número 20 de Madrid ha condenado al aficionado francés del Olympique de Marsella Santos Mirasierra a tres años y seis meses por los incidentes ocurridos en el estadio Vicente Calderón.

Santos Mirasierra, que fue detenido tras el partido de Liga de Campeones el pasado 1 de octubre, se enfrentaba a la petición de ocho años de prisión solicitada por el fiscal.

La Fiscalía de Madrid pedía cuatro años de cárcel por el delito de desórdenes públicos, y la prohibición de entrada en los estadios de fútbol por un tiempo de tres años, y otros cuatro por el de atentado en concurso con un delito de lesiones y privación del derecho de sufragio durante la pena, además de dos meses de multa con cuota diaria de 20 euros por una falta de lesiones.

El abogado de Mirasierra pide que se suspenda el Marsella-Atlético


Gilber Collard, el abogado francés de Santos Mirasierra ha pedido la suspensión del partido entre el equipo galo y el Atlético de Madrid, previsto para el próximo martes, por el riesgo de altercados."He hablado con aficionados del Marsella y están en un estado de cabreo inimaginable, el partido (correspondiente a la Liga de Campeones) no debería celebrarse", aseguró el letrado a la emisora France Info.

"Santos se ha convertido en un prisionero político, paga el precio de todo el rechazo de la sociedad española, que quiere mostrar todo su esplendor, su autoridad", señaló el abogado, que habló de "pequeño autoritarismo" de España. El letrado consideró que la sentencia, pronunciada por el juzgado de lo Penal número 20 de Madrid tras los incidentes acaecidos el pasado 1 de octubre en el estadio Vicente Calderón, durante el encuentro Atlético-Olympique, son una muestra "del orgullo, de la pequeña banidad española".

"Todos los observadores, incluso los periodistas, han dicho que no había pruebas de la violencia" de Mirasierra, "no sé dónde ha buscado el juez los motivos de la condena, pero desde luego no en las pruebas", afirmó.

Collard indicó que las imágenes no muestran que el aficionado marsellés lanzara una silla contra el agente. "La justicia española quiere salvar la imagen de su policía, que cargó, que se comportó de forma brutal, inaceptable. Y la única forma es condenar a este hombre", aseguró el letrado.

Para el abogado, el asunto de Mirasierra "se ha convertido en un caso político", porque "es una forma que tiene España de decirle a Francia los pocos casos de franceses juzgados en su país".El letrado aseguró que no apelarán la sanción porque eso "bloquearía toda posibilidad de solución diplomática" y porque tampoco tienen confianza en el Tribunal de Apelación.

"Estamos ante la vanidad judicial. Cuando el orgullo domina el juicio no hay justicia", afirmó.