Archivo de Público
Sábado, 17 de Noviembre de 2007

Las grandes constructoras tienen un plan

SUSANA R. ARENES ·17/11/2007 - 21:23h

El parón de la vivienda no va a afectar a las granrades constructoras porque, como afirman gráficamente varios directivos del sector, "están en otra guerra".

Los gigantes del ladrillo que cotizan en bolsa
-ACS, Ferrovial, FCC, Acciona, Sacyr Vallehermoso y OHL- juegan en una liga en la que los únicos goles que valen son los de la diversificación. Y llevan años reduciendo el peso de la construcción de pisos en su negocio creciendo en otros como el de las autopistas y los servicios y, desde hace un año, la energía y los aeropuertos.


Estos gigantes del ladrillo han ganado el doble hasta septiembre, 3.918 millones, y han facturado 48.766 millones (un 37% más), cifra que supera el volumen de obras que sacó a concurso el Ministerio de
Fomento el año pasado.

La energía ha sido la baza elegida por el presidente de ACS, Florentino Pérez, para salvar su empresa del cambio de ciclo económico. Lo siguieron José Manuel Entrecanales y Luis del Rivero, sus homólogos en Acciona y Sacyr.

Pero el desembarco hace un año de ACS, primero en Unión Fenosa (en la que es primer accionista con el 40,5%) y luego en Iberdrola (con un 12%); de Acciona en Endesa (donde posee el 25% tras la oferta conjunta con la italiana Enel), y el de Sacyr en Repsol para tomar un 20%, era sólo el primer paso.

La llave de Pérez y Frère
Cumplido el objetivo de tomar posiciones para el previsto baile de fusiones en el sector de la energía, el ex presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, así como Entrecanales y Del Rivero, se emplean a fondo, aunque discretamente, para tejer la red que propicie nuevas operaciones.

Se impone la prudencia ante la cercanía de las elecciones generales, pero los constructores no descansan y preparan un nuevo plan de acción. La esperada reorganización energética, que habrá que ver cómo afecta a las tarifas de los usuarios, implicará de nuevo a La Caixa, por su posición de accionista de referencia de Repsol YPF y de Gas Natural, tras el sonoro fracaso de la OPA de la empresa de gas por Endesa.


Las quinielas de uniones se repiten cíclicamente, y persiste, entre otras, la de Gas Natural con Iberdrola, que el Gobierno no ve nada bien. En cualquier operación, la empresa presidida por Florentino Pérez y controlada por los banqueros March y los Albertos, tiene la llave de una de las principales cerraduras.

Y otra está en manos del inversor belga Albert Frère que hace meses compró un 5% de Iberdrola y es máximo accionista del gigante energético francés Suez que, a su vez, tiene el 11% de Gas Natural. Frère, además, es amigo de Juan Abelló, tercer accionista de Sacyr, cuya cúpula también está abonando el camino para una posible operación de Repsol, con el visto bueno de La Caixa.

Mientras, Entrecanales sacará jugo al peso de Acciona en Endesa creando una gran empresa de energías renovables con los activos de las dos empresas. Si la entrada en la gestión de la eléctrica no sale bien, la constructora tiene una opción blindada para vender a la italiana Enel a partir de 2010.

Al margen de la energía, Ferrovial sigue obteniendo frutos de la mayor compra de su historia, la del gestor británico de aeropuertos, BAA, que le ha hecho duplicar el beneficio. Pero la tarea no es fácil porque la empresa presidida por Rafael del Pino tiene que dar la vuelta a un ex monopolio público.

La más conservadora y prudente en su estrategia sigue siendo FCC, controlada por Esther Koplowitz. La cúpula pilotada por Rafael Montes ha decidido diversificar pero en lo que mejor saben hacer, servicios urbanos, y ha hecho grandes compras de empresas extranjeras en este sector. Las últimas cuentas han reflejado brillantemente los resultados de esta opción. OHL, mientras tanto, intenta rebajar el gran peso en su cartera de la construcción en España con adquisiciones en el exterior.

El mercado espera que en los próximos meses la diversificación de las constructoras dé otra vuelta de tuerca. A partir de marzo.