Archivo de Público
Viernes, 5 de Diciembre de 2008

Las promotoras tendrán que decir al mercado si son viables

La CNMV pide a la banca que detalle las garantías en los casos morosos

 

S. R. ARENES ·05/12/2008 - 08:00h

Las inmobiliarias estarán obligadas a ser mucho más transparentes sobre la marcha de su negocio y tendrán que dar cuenta de ello al mercado. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) exige a estas empresas que lo revelen cuando duden de su viabilidad.

La dirección de las empresas tendrá que evaluar la capacidad de la compañía "para continuar en funcionamiento" y "cuando sea consciente de la existencia de incertidumbres importantes" ligadas a circunstancias y hechos concretos que hagan dudar de la marcha normal de la compañía, "procedera a revelarlas en los estados financieros", es decir, en las cuentas que envía a la CNMV. Si hay factores que puedan mitigar esas dudas, la inmobiliaria también tendrá que identificarlos. Teniendo en cuenta la situación del mercado inmobiliario, justifica la CNMV, en el que casi no hay ventas de pisos, y las "dificultades en la obtención de financiación", el supervisor recomienda a los empresarios detallar las medidas que tengan previsto adoptar "para minimizar el impacto" de la crisis del sector en su situación financiera. Así consta en el informe sobre las auditorías de las cuentas de las empresas cotizadas correspondientes a 2007 elaborado por el organismo que preside Julio Segura.

Además, las promotoras también tendrán que dar mucha más información sobre cómo valoran sus activos (suelo, pisos y edificios en alquiler), el caballo de batalla de Segura, que desde julio de 2007 clama por combatir las sobrevaloraciones. Las compañías tendrán que desglosar los cálculos que hacen para estimar el valor de, por ejemplo, un terreno y también indicar la fecha en que ponen precio a cada uno de sus activos. Es un medio para evitar que haya diferencias tan enormes como en el caso de Martinsa Fadesa, con activos valorados en 10.800 millones antes de que suspendiera pagos, que ahora el informe de los gestores judiciales ha reducido a 7.337 millones.

Como dato que afecta a los compradores de pisos, las inmobiliarias tendrán que detallar qué porcentaje de las viviendas prevendidas tienen una cláusula de indemnización por retraso en la entrega.

Impacto de la morosidad

El aumento de los casos de morosos que están sufriendo las entidades financieras preocupaa la CNMV, que quiere saber el impacto que puede tener. Por esta razón, en su informe el guardián de los mercados pide "desglosar con más detalle" datos sobre la antigüedad que tienen los activos morosos, así como las garantías que ha tomado la entidad "para asegurar el cobro" y "una estimación de su valor razonable". Además, las entidades deben ser más prolijas a la hora de detallar riesgos, sobre todo los inmobiliarios, en los casos en que hayan tenido que comprar activos a promotoras.