Archivo de Público
Viernes, 5 de Diciembre de 2008

"La ópera no debe ser un museo rígido"

El Teatro Real presenta a su nuevo director artístico, Gérard Mortier

PAULA CORROTO ·05/12/2008 - 08:00h

M. Patxot - Con Mortier ya nada volverá a ser como antes.

Él asegura que no, pero si se interpretan bien sus palabras, es evidente que la fama de incendiario del belga Gérard Mortier (Gante,1943) no se apagará en el Teatro Real. Este jueves, durante su presentación oficial como director artístico del coliseo cargo que se hará efectivo en 2010, ya dejó entrever que a este escenario le sobra copete y le falta modernidad: "El Real debe de dejar de mirar tanto al Palacio y mirar más a la ciudad", atestiguó tomando como referencia la situación espacial del teatro.

Mortier, al mando en la actualidad de la Ópera de París y fugaz director de la New York City Opera proyecto del que se bajó en marcha a finales de octubre al rescindirle en un 40% el presupuesto, quiso ayer, no obstante, entrar de puntillas y loar la labor que ha hecho hasta la fecha el actual director artístico del Real, Antonio Moral. "Vamos a continuar con el proyecto que ya se ha empezado", afirmó prudente.

Sin embargo, el director belga también quiere estampar su propia marca. Continuidad, pero con innovación. "La ópera no es una imagen de museo, ni algo rígido, sino que hay que adaptarla al mundo de hoy", consignó este jueves.

Atraer a los jóvenes

Para ello piensa volcarse en un sector de los espectadores hasta ahora prácticamente olvidado: los jóvenes. "Quiero fascinar con puestas en escena en la que participen artistas plásticos, y quiero también que el 35% de la programación sean óperas del siglo XX, porque hay muchísimas que no se han estrenado, y en París nos hemos dado cuenta que gustan", explicó. Y que además atraen a otro público. En la capital gala la edad media de los espectadores ha bajado de los 58 años a los 42 durante el mandato de Mortier.

La llegada del belga una apuesta del Patronato del Teatro respaldada por el Ministerio de Cultura y la Comunidad de Madrid, y que según el director general del coliseo, Miguel Muñiz, "no pone en juego el modelo del Real" ha levantado, sin embargo, alguna suspicacia. Uno de los más críticos ha sido Plácido Domingo, quien hace unos días declaró que "Mortier tendrá que cambiar sus ideas si quiere dirigir en Madrid". También se le ha tachado de buscar que nadie le haga sombra al no permitir que haya un solo director musical, sino varios.

Pero, Mortier, que ya ha lidiado con bastantes toros en una trayectoria que suma 150 producciones, no se mordió la lengua. A Domingo le lanzó una directa: "Hay que pensar más en el gusto del público, ya que suele tener más calidad de la que a veces se piensa". Sobre los directores también lo dejó claro: "Prefiero trabajar en equipo" .