Archivo de Público
Jueves, 4 de Diciembre de 2008

Los niños toman solos los fármacos para asma más tempranamente

Reuters ·04/12/2008 - 17:17h

Por Amy Norton

Muchos niños asmáticos comienzan a tomar solos los medicamentos a edades más tempranas, indicó un nuevo estudio.

Los resultados sugieren que aún los niños pequeños deberían estar presentes cuando médicos y padres hablan sobre el manejo del asma, publicó la revista Pediatrics.

Una encuesta realizada a 351 padres de niños y adolescentes asmáticos reveló que el 20 por ciento de las veces los niños toman solos la medicación diaria a partir de los 7 años. A los 11, el 50 por ciento de los chicos era responsable de tomar los fármacos.

La medicación diaria para el control del asma incluye fármacos, como los corticosteroides inhalables, que los pacientes usan para reducir la inflamación de las vías aéreas y prevenir las crisis de falta de respiración y las sibilancias.

Su uso según la indicación médica es esencial para controlar el asma, pero existen pocos estudios sobre cómo, en el tiempo, los padres les delegan esa obligación a sus hijos.

El nuevo estudio muestra que una "gran cantidad" de niños comienzan a hacerse responsables de tomar la medicación a edad temprana, según el equipo dirigido por la doctora Joan K. Orrell-Valente, de la University of California en San Francisco.

No existen guías generales sobre a qué edad los niños deberían recibir esa obligación, dijo Orrell-Valente, por lo que la decisión depende del desarrollo individual.

Los padres, indicó a Reuters Health, pueden ayudar a sus hijos a prepararse para tener más responsabilidades mediante, por ejemplo, la "orientación verbal" sobre cómo tomar la mediación o demostrarles cómo hacerlo.

Y deberían también llevar a sus hijos, aún cuando sean muy pequeños, a las consultas médicas sobre cómo manejar el asma y usar la medicación adecuadamente, sostuvo el equipo.

Cuando se trata de decidir si delegarán la responsabilidad sobre el uso de los medicamentos, Orrell-Valente opinó que los padres deberían considerar cuidadosamente la capacidad de sus hijos de realizar la tarea.

Agregó que deberían conversar primero con el médico, que los podría ayudar a evaluar la aptitud del niño.

"El médico tiene un papel clave en esto", dijo Orrell-Valente.

Una mejor educación sobre cómo usar la medicación de control diario de la enfermedad ayudará a que los niños adhieran al tratamiento.

En el nuevo estudio, los niños mayores eran menos propensos que los más pequeños a adherir al uso diario del tratamiento indicado, lo que no sorprendió a los investigadores porque los padres participaban más de la rutina terapéutica de los niños más pequeños.

Esto, destacó Orrell-Valente, coincide con otros estudios que demuestran que la adherencia al tratamiento farmacológico tiende a ser alto en la infancia y luego "cae drásticamente" durante la adolescencia y la juventud antes de volver a aumentar a medida que se envejece.

FUENTE: Pediatrics, diciembre del 2008