Archivo de Público
Jueves, 4 de Diciembre de 2008

Fallece uno de los heridos graves por la explosión de gas en Gavà

Se trata de una mujer de 60 años que presentaba quemaduras en el 85% de su cuerpo. Las otras 17 personas que se encuentran en estado crítico continúan estables dentro de su pronóstico muy grave

EFE ·04/12/2008 - 08:32h

Una mujer de 60 años herida muy grave en la explosión de gas registrada ayer en Gavà (Barcelona) ha fallecido esta mañana en el Hospital de Vall d'Hebrón, donde estaba ingresada, según ha confirmado el departamento de Salud de la Generalitat.

La portavoz de esta consellería ha asegurado a Efe que la mujer, que tenía quemaduras en el 85% del cuerpo, ha fallecido a las 8.10 horas a consecuencia de un fallo multiorgánico.

El índice de supervivencia de los heridos que sufren quemaduras en más del 80% del cuerpo es del 50%, según el jefe de la Unidad de Grandes Quemados del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, Joan Pere Barret. Este es el caso de 13 de los ingresados en el centro afectados por la explosión de Gavà

En un balance hecho este mediodía, el Vall d'Hebron explicó que 14 de los 16 ingresados siguen en estado crítico, siete adultos y siete niños, y se teme la vida por alguno de ellos por su gran riesgo de infección. Dos adultos están en situación grave. Estos dos últimos heridos y otro en estado crítico pero con un 60% del cuerpo quemado son los únicos que están conscientes y con respiración espontánea. El resto de heridos permanecen sedados.

Recuperación

Barret también explicó que los días de recuperación de cada herido dependen de la superficie de piel quemada, a razón de un día por cada 1% del cuerpo afectado. No obstante, admitió que los niños tienen mayor capacidad de recuperación que los adultos.

Barret explicó también que el punto más crítico que tienen que superar los quemados son los primeros cuatro días, cuando se puede producir un fallo multiorgánico. La segunda fase, más progresiva, se alarga hasta que superan el riesgo y se les da el alta. El especialista dijo que es posible que tengan que recibir tratamiento de hemofiltración.

El jefe de la Unidad de Grandes Quemados aseguró que "en la mayoría de los casos" los heridos pueden volver a hacer vida normal una vez superadas las heridas, aunque requieren atención psicológica. Asimismo, aseguró que el apoyo familiar es importante.

Respecto a las quejas de algunos familiares sobre que no han tenido atención psicológica, Barret afirmó que tanto psicólogos del Servei d'Emergències Médicas como de Vall d'Hebron atendieron a los familiares, contando también con un refuerzo de los trabajadores sociales.