Archivo de Público
Jueves, 4 de Diciembre de 2008

Esperanza Aguirre llama "miserables y bellacos" a los que la criticaron por su salida de Bombay

La presidenta de la Comunidad asegura que ha podido sentir en primera persona como "algunos, en vez de solidarizarse, ponen en cuestión lo que han hecho las víctimas"

AGENCIAS ·04/12/2008 - 00:25h

Aguirre asiste a la misa que se ha celebrado hoy en la iglesia de San Antonio de los Alemanes para agradecer el salvamento de la delegación madrileña que se encontraba en Bombay. EFE

La presidenta de la Comunidad y del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, ha afirmado que ser víctima de los atentados que se produjeron la semana pasada en Bombay no la convierten en héroe y aseveró que esta circunstancia le ha hecho comprender que "reaccionar como lo han hecho algunos miserables sí que les convierte a ellos en unos bellacos".

En estas palabras de la dirigente autonómica podía leerse una crítica a las afirmaciones del vicesecretario general del PSOE, José Blanco, quien la atacó por abandonar el país tras los atentados dejando en India a parte de la delegación madrileña que le acompañaba en su viaje.

Aguirre aseguró que tras los ataques ha podido sentir en primera persona aquello que denuncian algunas víctimas del terrorismo de que "algunos miserables, en vez de solidarizarse y unir sus fuerzas contra los terroristas, prefieren poner en cuestión lo que han hecho las víctimas".

"Una manifestación del destino" 

"En los años de plomo del terrorismo etarra, cuando los féretros salían por la puerta de atrás y casi no se encontraban sacerdotes para decir los funerales, muchos miserables llegaban a decir aquello de: 'algo habrá hecho ése para que le maten' o 'quien le habrá mandado a ése meterse en ese lío'. Yo no quiero ni muchísimo menos compararme con los que han perdido la vida o han quedado mutilados porque gracias a Dios hemos regresado sanos y salvos", explicó.

Sin embargo, señaló que esta circunstancia le ha permitido comprender que reaccionar como han reaccionado "muchos miserables sí les convierte a ellos en bellacos", a los que hay que mostrar "desprecio".

Aguirre señaló que vivir una experiencia como la que ella vivió en Bombay "no es una heroicidad", sino simplemente "una manifestación del destino", al tiempo que quiso destacar el comportamiento ejemplar de los miembros de la delegación madrileña que tuvieron que escapar "de la ratonera" en la que se convirtió el hotel Trident-Oberoy, blanco de los ataques. "Gracias a la suerte, la serenidad, el sentido de responsabilidad y calidad humana de las personas que allí estaban hoy estamos todos a salvo", agregó.