Sábado, 17 de Noviembre de 2007

España aporta 750.000 euros en alimentos y agua para las víctimas del ciclón de Bangladesh

EFE ·17/11/2007 - 08:23h

EFE - Imagen tomada hoy, 17 de noviembre de 2007, en la que se muestra a una familia bengalí que vive en una improvisada tienda tras perder su casa en Char Alekgander, distrito de Laxmipur (Bangladesh). El ciclón Sidr ha dejado más de mil muertos y millones de personas han tenido que evacuar sus viviendas.

La Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) va a aportar inmediatamente 750.000 euros para alimentos y agua potable destinados a las víctimas del ciclón Sidr en Bangladesh, que ha causado ya más de 1.100 muertos y más de tres millones de desplazados, según datos oficiales de ese país.

Después de una reunión de coordinación con Defensa, ONG y comunidades autónomas, el secretario general de la AECI, Juan Pablo de Laiglesia, ha informado hoy a la prensa de una "primera aportación" de medio millón de euros para proveer de 1.600 toneladas de comida a 830.000 personas durante 15 días.

La contribución, a través del Programa Mundial de Alimentos, está siendo efectiva ya con la distribución de galletas energéticas y arroz.

Además, la AECI empleará 250.000 euros en proporcionar agua potable a unas 60.000 personas durante un tiempo "suficiente y sostenido" a través de un convenio con Cruz Roja Española, en un programa ya previsto por la federación internacional de sociedades de esta organización humanitaria.

Aparte, Cáritas Española ha puesto 200.000 euros a disposición de esta organización en Bangladesh de sus fondos especiales de emergencia y ha abierto cuentas específicas en BBVA, Caja Madrid, Santander y La Caixa.

España estudiará el envío de ayuda adicional cuando las autoridades del país asiático establezcan el resto de necesidades.

En este momento la atención más urgente es de alimentación, agua potable, material de cobijo y medicinas, según ha comunicado esta mañana a la AECI al embajador de Bangladesh en España.

De Laiglesia ha explicado que el embajador bengalí calcula que los muertos pueden llegar a entre 2.000 y 3.000, ya que aparecen cadáveres a medida que bajan las aguas, mientras que Cáritas informa en un comunicado de que los fallecidos son ya 2.500.

A pesar del drama humano, los mecanismos preventivos han permitido refugiar en abrigos seguros a cuatro millones de personas y no se han producido los centenares de miles de muertos que han originado las inundaciones en otras ocasiones.

Este fenómeno atmosférico, el peor de los últimos 50 años, se ha producido en la época de cosechas y ha sido devastador para las infraestructuras y la agricultura, ha proseguido De Laiglesia.

El 90 por ciento de la superficie agrícola de veinte estados del sur del país ha quedado destruido, con graves consecuencias alimentarias.

El nivel del agua aumentó cinco metros pero ahora está en torno a los 30 ó 40 centímetros de crecida.

En la zona se han desplegado ya 45.000 voluntarios, y el Ejército y protección civil trabajan en el rescate de personas y las reconstrucciones más urgentes, lo que facilita que los equipos de ONG y del Gobierno puedan agilizar la evaluación de daños.

Según la Embajada bengalí, el Ministerio de Evaluación de Desastres espera concluir mañana la lista concreta y detallada de necesidades.

En ese momento, responsables del Gobierno central, de las CCAA y de las ONG volverán a reunirse para decidir posiblemente atender más requerimientos.