Archivo de Público
Miércoles, 3 de Diciembre de 2008

Investigadores suecos crean ilusión de intercambio de cuerpo

Reuters ·03/12/2008 - 11:46h

Investigadores suecos usaron circuitos cerrados de televisión para crear una ilusión e hicieron que voluntarios intercambiaran cuerpos de manera virtual e incluso lograron que algunas mujeres creyeran que estaban en el cuerpo de un hombre y viceversa.

El experimento, reportado el martes en la publicación de la Biblioteca Pública de Ciencia PLoS ONE, muestra que es posible manipular la mente humana para crear la percepción de que se tiene otro cuerpo, dijeron los investigadores suecos.

El estudio ayuda a explicar como entienden los humanos los límites de sus propios cuerpos, reportaron Valeria Petkova y Henrik Ehrsson del Instituto Karolinska en Estocolmo.

Los expertos establecieron una serie de experimentos orientados a engañar a sus voluntarios, cada uno era una extensión de la ilusión común en la que la gente puede llegar a creer que una mano de goma es suya.

Para la ilusión, la mano real del voluntario está oculta y es estrechada al mismo tiempo que la mano falsa visible. En este caso, el cerebro a menudo hace creer al voluntario que la mano de goma es suya.

Petkova y Ehrsson fueron más allá, usando una cámara de circuito cerrado para engañar a los voluntarios y hacerlos creer que un maniquí de goma era de hecho su propio cuerpo y, eventualmente, que otro ser humano lo era.

"Este efecto es tan sólido que, mientras se experimenta encontrarse en el cuerpo de otra persona, un participante puede estar frente a su cuerpo biológico y darle la mano sin romper la ilusión", escribieron.

Los investigadores comenzaron con un maniquí de tamaño real.

"Dos cámaras de televisión de circuito cerrado fueron colocadas enfocando un maniquí masculino para que cada una grabara eventos desde la posición correspondiente a uno de los ojos del maniquí", escribieron los expertos.

"Unas pantallas conectadas a las cámaras fueron montadas en la cabeza de los participantes, y fueron conectadas de tal manera que las imágenes de las cámaras izquierda y derecha fueron presentadas respectivamente en las pantallas izquierda y derecha, ofreciendo una imagen estereoscópica", agregaron.

"A los participantes se les pidió que inclinaran la cabeza hacia abajo como si estuvieran mirando sus cuerpos. Por lo tanto, los participantes vieron el cuerpo del maniquí donde esperaban ver el suyo", indicó el estudio.

En medio de la ilusión, los expertos tocaron los cuerpos de los voluntarios al mismo tiempo que tocaban al maniquí.

"(...) era evidente que los participantes sintieron que el cuerpo del maniquí era el suyo", indicaron los investigadores.

Finalmente, los expertos intentaron un intercambio completo entre dos voluntarios y funcionó.

La ilusión sólo llegó hasta ese punto. Los investigadores dijeron que no pudieron convencer a los voluntarios que estaban dentro de una caja, por ejemplo.