Archivo de Público
Miércoles, 3 de Diciembre de 2008

India exige a Pakistán que entregue a 20 sospechosos

El terrorista apresado confiesa que llegaron en barco procedentes de Karachi.

ELISA RECHE ·03/12/2008 - 08:00h

Ante las pruebas que señalan a la organización terrorista paquistaní Lashkar-e-Taiba (LeT) como responsable de los atentados de Bombay, India ha elevado el tono de sus demandas al país vecino. El primer ministro indio de Asuntos Exteriores, Pranab Mukherjee, ha pedido a Islamabad la extradición de veinte fugitivos, presuntos autores de ataques en India, y ha declarado que se adoptarán "las medidas necesarias" con el fin de defender su integridad territorial.

Washington se muestra cada vez más crítico con la falta de control de Pakistán 

Sin querer significarse ante la posibilidad de un ataque militar a Pakistán, el ministro indio de Asuntos Exteriores se ha expresado entre la amenaza y la cautela sobre el futuro de las tensas relaciones entre ambas potencias nucleares.

Las declaraciones de Barack Obama relativas al derecho de India de proteger su suelo han sido uno de los apoyos más explícitos de EEUU al subcontinente. Washington se muestra cada vez más crítico con la falta de control de Pakistán sobre los terroristas que operan en su territorio y se aproxima cada vez más a India.

Pakistán no ha hecho ninguna mención sobre la entrega de terroristas a India, pero, en su lugar, el máximo responsable de la diplomacia paquistaní, Sha Mehmood Qureshi, ha pedido al subcontinente "parar las acusaciones". Qureshi ha propuesto la creación de un mecanismo conjunto para investigar los atentados.

Los prófugos más buscados

Entre los fugitivos que India reclama están Dawood Ibrahim, mafioso y presunto responsable de los atentados de Bombay en 1993; Masood Azhar, sospechoso de estar detrás de los ataques al Parlamento indio en diciembre de 2001; y Hafiz Mohammed Saeed, líder de la red terrorista paquistaní Lashkar-e-Taiba (LeT).

Islamabad ilegalizó a LeT en 2002 a raíz de las presiones ejercidas por Nueva Delhi tras el atentado contra el Parlamento indio el año anterior. Pero tras la prohibición, la red terrorista se reorganizó bajo el nombre de Jamaat-ud-Dawa, que opera en la actualidad bajo la apariencia de una asociación caritativa.

Pakistán no ha prohibido a este nuevo grupo, un signo de cierta tolerancia con los campos de entrenamiento de la red terrorista en su territorio.

El terrorista retenido procede de Pakistán y los atacantes llegaron en barco desde Karachi

Mientras tanto, el jefe de la policía de Bombay, Hassan Gafoor, ha revelado en una rueda de prensa más detalles sobre la identidad de los atacantes y el desarrollo de los ataques. El alto mando policial ha asegurado que el terrorista retenido, Ajmal Amir Kasav, procede de Pakistán y que los atacantes llegaron en barco desde Karachi. Los otros nueve terroristas resultaron muertos en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

De acuerdo con el canal de televisión indio Times Now, que ha tenido acceso a fuentes policiales, Kasav explicó durante el interrogatorio que los terroristas formaron cinco grupos de dos miembros que se movían en la ciudad en taxi y desconocían las actividades llevadas a cabo por los otros. Los atacantes portaban móviles con tarjetas prepago adquiridas en Nueva Delhi y Calcuta y recibían órdenes desde Pakistán.

Kasav pidió a la policía que le mataran o, si no, LeT acabaría con la vida de sus familiares. El detenido explicó que su familia es muy pobre, se educó en una madrasa y que el grupo terrorista confiaba en volver en barco a Karachi. En caso contrario, las familias de los atacantes recibirían apoyo financiero de la red.

La secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice, llega hoy al subcontinente para tratar de aplacar la crisis surgida entre las dos potencias nucleares.