Archivo de Público
Martes, 2 de Diciembre de 2008

Martinsa debe 7.156 millones y 424 por compras de piso

La protagonista de la mayor suspensión de pagos española puede tener futuro a pesar de la ingente deuda que acumula

S. R. A. / V. Z. ·02/12/2008 - 22:37h

S. R. A. / V. Z. - Fernando Martín.

Martinsa Fadesa, protagonista de la mayor suspensión de pagos española, puede tener futuro a pesar de la ingente deuda que acumula. Así lo aseguran los administradores concursales que supervisan la inmobiliaria en el informe que presentaron ayer ante un juzgado de lo Mercantil de A Coruña. Cuantifican la deuda de Martinsa en 7.155,9 millones, frente a los 5.200 millones que declaró cuando presentó concurso de acreedores en julio, aunque esta cifra sólo se refería a deuda con la banca.

Según fuentes de Martinsa, sólo son exigibles 6.300 millones, ya que 424 millones corresponden a anticipos recibidos por los compradores de pisos que aún no saben si tendrán sus viviendas y que no se convierten en deuda hasta que la empresa incumple el contrato. Además, prestó 542 millones a empresas del grupo que no reclamará.

Los activos de la compañía suman 7.336,9 millones (1.841 millones menos que en la última valoración), aunque son suficientes para cubrir toda la deuda, lo que da cierto colchón a su futuro. Los administradores concursales ven posible "un marco negociador adecuado" para alcanzar un convenio de acreedores, es decir, un plan con el que pagaría, como mucho, un 50% de lo que debe.

La banca echa a Sanahuja

Por otra parte, la familia Sanahuja, principal accionista de Metrovacesa, seguía renegociando al cierre de esta edición con las entidades financieras el pago de su deuda de más de 4.000 millones de euros. Aunque en principio se había apalabrado que los bancos Santander, BBVA, Caja Madrid, Popular, Banesto y Sabadell se quedaran con el 54% de Metrovacesa y otros activos de la familia, en las últimas negociaciones, la banca exigía quedarse con más del 60% del capital y ningún otro activo adicional. Otro de los requisitos consistía en retirar a la familia Sanahuja la gestión de la inmobiliaria, que dejará de estar presidida por Román Sanahuja. Las dos partes negociadoras se mostraron dispuestas a llegar a un acuerdo para evitar que Sacresa tenga que presentar suspensión de pagos de manera inminente.