Sábado, 17 de Noviembre de 2007

El escritor español Javier Sierra presenta sus libros en Serbia

EFE ·17/11/2007 - 13:58h

EFE - El escritor y periodista Javier Sierra.

El escritor español Javier Sierra ha presentado en Belgrado su obra "La dama azul", que acaba se ser traducida al serbio, y "La cena secreta", que el año pasado se convirtió en un superventas en Serbia.

"Son los libros que yo concebía primero como libros de investigación. Muchos de ellos nacieron por mi interés por enigmas reales de la historia, que al verme incapaz de resolver desde el punto de vista histórico decidí resolverlos a mi manera, usando la ficción, usando la literatura. Y crear un escenario en el que pudieran desarrollarse esas intrigas", explicó el escritor.

La presentación tuvo lugar anoche en la sala del Instituto Cervantes de Belgrado, que coorganizó el evento con la editorial serbia "Laguna", que publicó las obras de Sierra, un escritor que se ha ganado una gran simpatía y atención por parte del público de este país.

"La cena secreta" se ha publicado en 40 países y ha sido traducida a 36 idiomas, y en Estados Unidos, por ejemplo, alcanzó una difusión nunca antes lograda por una obra escrita originalmente en español.

"Para una obra escrita en español esto es muy significativo, no sólo porque supone una éxito personal, inesperado como escritor, sino por lo que indica también de cara a la expansión de la lengua española", dijo Sierra.

Esa novela es una intriga ambientada en el año 1497, en Milán (Italia), donde un inquisidor dominico experto en la interpretación de mensajes cifrados, es enviado para supervisar los trazos finales del maestro Leonardo da Vinci en su pintura "La Última Cena".

Tenía que explorar varios misterios asociados con esa obra, donde Da Vinci ha pintado a los doce apóstoles sin su preceptivo halo de santidad, se ha retratado a sí mismo, dando la espalda a Jesucristo, y recreó también otros enigmas fascinantes de la época renacentista.

"La dama azul", otro libro basado en enigmas reales, que acaba de ser publicado en serbio, fue en realidad la primera novela de Sierra, escrita originalmente en 1998, pero revisada a fondo más tarde.

Sierra indicó que la inspiración para esa obra nació de un artículo publicado en la prensa italiana en 1972, cuando un profesor de prepolifonía, la música anterior al año 1000, un monje benedictino, hizo unas declaraciones de que había participado en un proyecto del Vaticano que trataba de obtener sonidos y fotografías de la antigüedad, del pasado.

Una semana después, ya no se volvió nunca más a hablarse de eso, y el propio escritor, que localizó al monje en cuestión, no logro sacar de él ni una palabra sobre el tema.

Otra fuente de inspiración para esa novela fue la historia de la monja española María Jesús de Ágreda, cuya aparición misteriosa, por bilocación -una habilidad de los místicos de estar en dos lugares al mismo tiempo- en Nuevo Méjico, Arizona y Tejas (en el suroeste de Estados Unidos), provocó una rápida cristianización en masa de la población en 1629 en esa zona.

El milagro está recogido en documentos históricos.

Preguntado por Efe a qué se debía la popularidad de la literatura de tipo ficción historia, Sierra indicó que "en parte, por cierta decepción internacional hacia las verdades históricas oficiales".

"Y esa decepción se ha se ha subrayado mucho sobre todo con los episodios recientes como la invasión de Irak, fundamentada en esas afirmaciones de que había armas de destrucción masiva. Eso en EEUU ha provocado una reacción de contestación: bueno no me creo ya lo que me está diciendo mi gobierno, que es muy grave, sobre todo para la mentalidad americana es muy grave", dijo.

"Y de repente muchas de esas personas -es mi interpretación- han buscado qué cosas no se les han contado estos años, donde han podido. Y uno de los lugares que han encontrado ha sido la ficción histórica de misterio. Esa es una explicación sociológica. Pero creo que hay más", declaró Sierra.

Recordó que desde el punto de vista de la historia de la literatura, las primeras novelas son de intriga histórica, como las que se escribían en el sur de Francia en el siglo XII sobre el Santo Grial.