Archivo de Público
Martes, 2 de Diciembre de 2008

Interior culpa del fallo de seguridad a los funcionarios

Los sindicatos denuncian que trabajan en turnos de una sola persona

PATRICIA RAFAEL ·02/12/2008 - 08:00h

EFE - Maximino Couto, ayer, tras salir del juzgado.

El sistema funcionó perfectamente, pero los funcionarios no detectaron la alarma que saltó en la Unidad Central de Vigilancia Electrónica cuando Maximino Couto se desprendió del dispositivo. Es la conclusión a la que llegó ayer la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, tras investigar lo que ocurrió para que el preso pudiera acercarse hasta el domicilio de su ex mujer y apuñalar a dos de sus vecinos.

Fuentes del sindicato de prisiones ACAIP (Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Insitituciones Penitenciarias) denunciaron ayer "la precariedad" en la que trabajan los funcionarios de esta unidad central, situada en Madrid, ya que trabajan en turnos de una sola persona.

Desde Instituciones Penitenciarias no quisieron ayer responder a las acusaciones del sindicato. Señalaron que, una vez concluido que el dispositivo funcionó, están a la espera de averiguar de qué manera se produjo el fallo humano.

El dispositivo GPS que portaba Maximino Couto consta de dos elementos: una tobillera y un emisor receptor. Si el interno accede a la zona de exclusión fijada previamente (en este caso, el condenado no se podía acercar a menos de 2.000 metros del domicilio de su ex mujer), la alarma salta en una unidad central.

Poco después de las cuatro y media de la tarde del pasado sábado, el interno se desprendió del emisor-repector, lo que hizo saltar la alarma en la central de Madrid, explicaron en Instituciones Penitenciarias. La incidencia hizo saltar la alarma, pero "no fue detectada por los funcionarios del servicio", precisaron las mismas fuentes.

Aviso de los vecinos

Cuando Maximino Couto accedió al edificio donde vive su ex mujer ya se había desprendido del dispositivo. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado no recibieron ninguna notificación al respecto. El primer aviso de alerta lo dieron los vecinos del inmueble, al oír lo gritos del matrimonio herido.

Instituciones Penitenciarias indicó que el dispositivo GPS es "un elemento más de protección para las víctimas". Para portarlo, los reos deben reunir unos requisitos concretos, entre ellos, quedarles poco tiempo de condena, como era el caso de Couto.