Archivo de Público
Martes, 2 de Diciembre de 2008

Dos barrios ecológicos para Barcelona

El Ayuntamiento construirá 1.500 ecoviviendas y mejorará la movilidad

 

LUIS FERNÁNDEZ ·02/12/2008 - 08:00h

LUIS FERNÁNDEZ - En el barrio de Vauban, en Friburgo, sólo se permiten peatones y bicicletas: los coches se quedan fuera de la ciudad.

John Perlin, autor del manual sobre la historia de la tecnología solar Un hilo dorado, asegura que la antigua ciudad griega de Priene ya se urbanizó con criterios ecológicos, como que el sol entrara en todas las viviendas. Ahora, los mínimos urbanísticos han cambiado y los barrios, además de soleados, deben ser sostenibles, compactos, eficientes y cumplir determinados requisitos en aspectos clave como la movilidad, según afirma el director de la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona, Salvador Rueda. Esas áreas deben también ofrecer usos mixtos (residenciales, industriales y agrícolas).

El pasado 31 de octubre, el Ayuntamiento de Barcelona aprobó en su pleno una propuesta de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) consistente en el desarrollo de dos ecobarrios en la ciudad, similares a los que ya existen en Vauban (Friburgo). El proyecto prevé la construcción de entre 1.500 y 1.800 viviendas en la capital catalana y sus criterios deben estar definidos en un máximo de dos meses. La iniciativa pretende ser una réplica a un modelo de urbanismo basado, según la propuesta, en el "abuso de la concentración de la edificabilidad" y en el "incremento de la altura de los edificios".

Uno de los núcleos agraciados es el área de Vallbona. Para el portavoz de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona, Jordi Portabella, la iniciativa va a contribuir a superar su actual aislamiento y dejarlo conectado a la ciudad. Rueda considera que existe cierto miedo con respecto al proyecto, que tiene que ver con que la mayoría de los ecobarrios que se ha creado hasta ahora en Europa no son ecológicos de usos mixtos sino residenciales: "Asuntos como los materiales y la mezcla de usos o la movilidad, y la urbanización racional de los espacios públicos han quedado de lado".

Con Rueda coincide el especialista en movilidad Ole Thorson, para quien habría que resolver adecuadamente el tema de la movilidad y lograr que el ciudadano asuma compromisos sencillos pero efectivos, como llevar a sus hijos al colegio caminando en vez de en automóvil, lo que mejoraría la vida en las ciudades. Una de las limitaciones de estos proyectos es que no hay una ley de ecobarrios, como subraya Verónica Serrano, de la Fundación Terra de Barcelona.

Portabella señala que su partido pretende introducir criterios ecológicos para toda la ciudad: "El futuro de las ciudades en Europa depende de la sostenibilidad". En este sentido, la recién aprobada propuesta de ERC argumenta que las ciudades en Europa concentran el 70% de la población y que a escala mundial, las urbes se han convertido en una pieza clave para el desarrollo de estrategias para la reducción del impacto ambiental.